You are here
Home > MÉXICO > ¡Viva la lucha por una vivienda digna! El Gobierno de Obrador muestra su verdadero rostro

¡Viva la lucha por una vivienda digna! El Gobierno de Obrador muestra su verdadero rostro

Hace unos días fueron reprimidos los campesinos otomís que se encuentran resistiendo en la Casa de los Pueblos y las Comunidades Indígenas “Samir Flores” en su lucha, al igual que miles de trabajadores y campesinos pobres en el país, por una vivienda digna.

Durante décadas el capitalismo y sus negocios transnacionales viene despojando a los campesinos pobres de sus tierras. Millones de personas en las ciudades se enfrentan a la miseria de no tener un lugar donde dormir. Esta es la muestra más salvaje del sistema que no permite siquiera a sus esclavos vivir bajo un techo.

Pero al capitalismo y sus gobiernos serviles no les basta con esto, necesitan acallar las voces que protestan contra la miseria que impone el régimen de saqueo sobre las naciones. Entonces mandan a sus fuerzas mercenarias a reprimir cualquier intento de resistencia y protesta. No importa si el gobierno es abiertamente sirviente del imperialismo o trata de fingir independencia como el gobierno de la Cuarta Transformación de MORENA.

Los trabajadores, campesinos pobres, estudiantes, mujeres y migrantes sabemos que este régimen militarizado hasta la raíz se ha encargado de reprimir las justas protestas y ha dejado en impunidad a nuestros patrones y verdugos que desaparecen a nuestros hijos todos los días.

De hecho, este régimen no se diferencia en nada a los más serviles del imperialismo que a toda costa tratan de imponer los megaproyectos al servicio de las transnacionales como el Tren Maya, el Corredor Interoceánico, el Proyecto Integral Morelos y el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía sin importarle la devastación del planeta ni las poblaciones enteras que tiene que desplazar hacia el hambre y la miseria constante.

Los pobres del campo y la ciudad solo les servimos cuando necesitan llegar al Palacio Nacional para gobernar el Estado burgués. La izquierda reformista nos ha venido diciendo siempre que debemos confiar en un líder que se “enfrenta” a la oposición del PRI-PAN-PRD, sin embargo, durante este sexenio solo hemos visto la confabulación de este Gobierno con los viejos partidos para continuar con el saqueo de las transnacionales. Todos al servicio de la burguesía solo se disputan las sobras que el imperialismo arroja de la mesa. ¡No más mentiras del reformismo! La única fuerza que poseemos los pobres es la unidad de todos los sectores explotados contra el hambre y la miseria, llenando las calles, usando nuestros métodos de lucha, enfrentando a los escuadrones uniformados y los mercenarios que manda el régimen.

Los dirigentes del proletariado deben dejar su política pacifista y conciliadora con el régimen de la 4T y llamar a una lucha firme contra este Gobierno que ya se prepara para ganar nuevamente las elecciones presidenciales. La burocracia charra ha llevado nuestras luchas a la derrota; las nuevas direcciones sindicales adolecen de una visión limitada de los problemas de la clase obrera y de los pobres de la nación, que de forma abierta o crítica sostienen al Gobierno y prefieren confiar en el Estado burgués y sus instituciones (que esconde al aparato militar-policial del régimen) que en las fuerzas del proletariado y de la población más pobre.

Lo que niegan estas direcciones es que solo tomando el poder podremos solucionar nuestras más sentidas demandas resolviendo en el más breve plazo las necesidades más urgentes de la población sin casa y sin comida. A esto también se niegan los dirigentes del anarquismo, que solo ven la solución en comunas locales y negando toda acción política de los explotados en su lucha por el poder. La única forma de evitar el saqueo de las transnacionales es expropiándolas, organizando la economía al servicio de los trabajadores y campesinos, es decir, que la clase obrera y los campesinos pobres dirijan la nación, en pocas palabras, que organicen la toma revolucionaria del poder. 

La historia demuestra que la única forma en la pudimos obtener trabajo, tierra y mejores condiciones de vida, fue cuando tomamos en nuestras manos nuestros destinos y nos alzamos contra el hambre. Este es el camino de lucha que debemos retomar. Preparemos nuestras organizaciones y fuerzas para expropiar las viviendas de los ricos, las grandes extensiones de tierras que usan las transnacionales para explotar a los jornaleros, las mineras y maquilas que se roban nuestros recursos y nuestras vidas.

Ahora más que nunca es necesario combatir contra el capitalismo, ahora que vemos cómo Israel bombardea Palestina con la complicidad de la ONU y de todos los gobiernos del mundo, incluido el de Obrador y MORENA. Los campesinos de Palestina también luchan por una vida digna en su propio país del cual son constantemente expulsados y reprimidos, en la cual Fatah y Hamas se muestran incapaces de vencer.

Hace algunos meses la nueva presidenta de Perú, Dina Boluarte asesinaba cruelmente a los campesinos del Sur por levantarse contra su gobierno hambreador, masas que fueron abandonadas por las direcciones políticas del estalinista Partido Comunista y la de las principales centrales sindicales.

De igual manera se manifiestan en Santiago contra el Gobierno de Boric en Chile que reprime a la juventud proletaria y a los mapuches, gran lucha dividida y traicionada por las centrales sindicales y los partidos de izquierda que sostienen su régimen, diciendo que a Boric hay que pedirle reformas, no llamarlo a derrocar.

A mitad de año también se levantaron las masas en Jujuy – Argentina al ser expulsados de sus tierras por las trasnacionales del Litio, este combate fue también cercado por las direcciones del PTS – Izquierda diario (MTS en México), que siguieron confiando en los parlamentos burgueses para la resolución del problema de los explotados.

Esta es la realidad que impone el capitalismo que se une en todos los países para masacrar, solo debido a nuestras direcciones políticas es que peleamos separados país por país, cuando sabemos que nos enfrentamos a un mismo enemigo que impone el hambre y la muerte en todo el mundo.

Para que esta lucha pueda triunfar es necesario que se forje la unidad entre los pobres del campo y la ciudad. Que se formen organismos independientes del Estado burgués para luchar por agua, vivienda digna, trabajo, educación pública y gratuita y todas las demandas que por décadas necesitamos los que vivimos en la pobreza. Y así avancemos a la revolución obrero-campesina y la conquista de la dictadura del proletariado, abriendo el camino de la revolución socialista latinoamericana y mundial.

Para centralizar nuestras fuerzas necesitamos un partido internacional que desenmascare al reformismo, las tradiciones de lucha no se olvidarán y solo la Cuata Internacional conserva las banderas limpias de la revolución socialista internacional.

¡Unidad de los pobres del campo y la ciudad contra el imperialismo!

¡Abajo el Gobierno patronal de MORENA y Obrador!

¡Refundemos la Cuarta Internacional!

 

No widget added yet.

Top