You are here
Home > POLÉMICAS > NTI DE MÉXICO: UN COLECTIVO ANARCO-ZAPATISTA

NTI DE MÉXICO: UN COLECTIVO ANARCO-ZAPATISTA

Presentamos a continuación el último artículo del camarada Dorian Gonzales, donde termina de desenmascarar al Núcleo Trotskista Internacionalista de Ciudad de México, organización universitaria con la que veníamos discutiendo desde enero del 2017. Hasta un libro llegamos a escribir en el esfuerzo sincero de ganarlos para el trotskismo, sin embargo, su composición de clase pequeñoburguesa, nula formación teórica marxista y aislamiento total del movimiento obrero, los hizo inmunes a la dialéctica del pensamiento de Trotsky que nosotros defendemos. Hace meses hicimos públicas dos extensas cartas donde refutamos punto por punto sus críticas improvisadas a nuestro libro, sin embargo, ya cansados y sabiéndose incapaces de responder, optaron por la denuncia abierta en un pequeño párrafo de su reciente declaración por Francia, rompiendo con los principios más elementales del debate fraternal proletario, desenlace que en cierta forma esperábamos dadas las evasiones, falsificaciones y hasta calumnias que tuvimos que soportar durante todo este tiempo. Con la siguiente nota, damos formalmente por concluida la discusión con esta organización distrital, para romper con su ilusión de que tienen algún vínculo internacional y también para ocupar nuestro tiempo en asuntos de mayor importancia para el proletariado mundial.     

En política no existen casualidades, cada concepción se expresa, consciente o inconscientemente, en su actitud política. Es evidente la actitud del NTI de México frente a varias cuestiones de indiscutible importancia.

No haber pronunciado ni una línea respecto a Ucrania durante mucho tiempo, no significa solamente despreciar una situación crucial del siglo XXI, esto es, el resurgimiento del fascismo. La abstención es una respuesta política, el silencio por más de media década no es descuido, sino una política consciente de silenciar no solo el levantamiento del fascismo, también la respuesta revolucionaria de los trabajadores de una ex república soviética.  De esta manera se colabora con el aislamiento de los levantamientos y revoluciones en todo el mundo. Tan crucial es, que en una de sus declaraciones hablan del desarrollo de “grupos fascistas”[1] en toda Europa. Luego de todo este tiempo al fin tomaron posición al respecto y lo hicieron de la peor manera. En Ucrania se estableció un régimen de coalición fascista, no son grupos que continúan desarrollándose. Esto simple y llanamente es tirar barro a los ojos del proletariado mundial y ser cómplices de toda la campaña para silenciar el levantamiento revolucionario en Europa del Este contra el fascismo y la burguesía.

Pero quizás, para sus fronteras nacionales, les resulte demasiado tedioso estudiar la política de un país ex soviético. Sin embargo, la lucha de clases les tocó la puerta con la masacre de Ortega contra el proletariado nicaragüense del año pasado y el NTI nos ofrece más silencio. Silencio fue, en un primer momento, la política del estalinismo que ha sido cómplice de esta matanza contra el proletariado latinoamericano[2].

Si esto no basta (que debiera), a inicios de este año el imperialismo lanzó una ofensiva contra un país sudamericano. La crisis de Venezuela produjo que hasta la más ínfima secta tuviera que manifestarse al respecto, sin embargo, el NTI otra vez prefirió no decir nada. Silencio es, ante cualquier levantamiento obrero, lo primero que trata de hacer la burguesía. El silencio no es una forma de “no comprometerse” ni de “no cometer errores”, es una forma de no existir, y si se existe, de traicionar, sobre todo cuando los acontecimientos son de extrema importancia, como el riesgo de liquidación física del proletariado con el ataque de una potencia a una semicolonia.

Por el contrario, vemos extensas declaraciones por México, de hecho, no podemos negar que es necesario, en la medida de nuestras fuerzas, la caracterización concreta de la lucha de clases internacional en cada escenario particular, pero suponiendo que su visión sea de “estrategia revolucionaria”, debe entenderse entonces que los planes de las potencias mundiales para las semicolonias de América Latina se muestran claramente en Venezuela. La educación de los cuadros pasa justamente por comprender aquella realidad que Lenin explicaba: “´Los obreros no tienen patria; esto significa que a) su situación económica (la del salariat) no es nacional, sino internacional; b) que su enemigo de clase es internacional; c) que la unidad internacional de los obreros es más importante que la nacional”[3] (cursivas en el texto).

Tenemos que decir que el NTI carece totalmente de una visión estratégica de la lucha de clases que es internacional y que sus llamados formales de solidaridad entre el proletariado son una decoración. Se trata de pelear por una estrategia revolucionaria que de ninguna manera es para un solo país y por un programa internacional que mucho menos es la suma de varias declaraciones nacionales. Lo que nos queda claro con este grupo es que simplemente no podemos contar con ellos para ningún escenario concreto de la lucha de clases actual.

Pero si su silencio es comprometedor, no lo son menos sus declaraciones. No es necesario inventarnos ni una letra para reconocer el sectarismo abstracto del NTI. Su metodología apriorística que usan en cada situación los lleva a querer aplicar la misma fórmula para todos los escenarios posibles. No valoran el ascenso y retroceso de las masas, no diferencian las consignas ofensivas o defensivas. No se trata en este caso de la discusión de si se debe tomar el poder o no, sino que, analizando el momento en el que nos encontramos, ¿se debe llamar a tomar el poder de inmediato o a preparar las condiciones para tomar el poder?, son dos cosas muy distintas que no entrarán jamás juntas en la cabeza de un sectario.

Esto no es un tema secundario del cual nos pondremos de acuerdo en un futuro lejano, la doctrina marxista es una guía para la acción y quienes se excusan en su trabajo inicial de propagandistas, al menos deben reconocer su limitada visión de los acontecimientos.

Este grupo irresponsable, sin reflexionar sobre la situación y en el colmo del esquematismo al gritar las mismas consignas en cualquier situación, llama por una dirección proletaria de la Guerra Civil en Siria: “Para los marxistas revolucionarios un acuerdo militar circunstancial con algún sector de la burguesía no implica de ninguna manera renegar de luchar por conquistar en el combate mismo una dirección proletaria de la guerra civil. Es decir, que sea la clase obrera la que, con los métodos de la revolución proletaria, dirija la guerra civil y la lleve al triunfo”[4].

Nosotros ya habíamos aclarado esto: “Por otro lado, el sectario se inventa un esquema donde la consigna española ´sólo el Poder Proletario puede asegurar la victoria militar`, no es una formulación táctica circunstancial sino un objetivo ´estratégico` nacional, no es válida solo en determinadas condiciones políticas sino siempre. Y para completar su labor revisionista el sectario sustituye esta fórmula con otra más abstracta: ´por una dirección proletaria de la guerra`”[5].

“Conquistar una dirección proletaria de la guerra civil”, es decir, que la clase obrera (¿sin partido?) derroque a la burguesía opositora y dirija la guerra al triunfo no es usar lo métodos de la revolución proletaria para ganar la guerra, es la dictadura proletaria misma. Sin embargo, hemos aprendido de la táctica bolchevique que también se puede ganar una guerra civil contra la reacción (o “defender la democracia”) usando los métodos de la revolución proletaria (con independencia política de clase) sin derrocar en el combate mismo a la dirección burguesa opositora. Esta importante diferencia es lo que nunca llegaron a entender.

En otro párrafo dicen: “Quienes sostenían que debíamos sacrificar la ‘posibilidad ideal’ de conquistar una dirección revolucionaria para las heroicas masas sirias a la ‘posibilidad real’ de derrotar al imperialismo bajo la dirección burguesa del ISIS deben explicar por qué esa ‘posibilidad real’ se demostró una verdadera utopía y por qué la lucha por una dirección proletaria de la guerra demostró ser la más real de las posibilidades de ganar la guerra”.

Lo que estos sectarios deben entender es que están negando de manera explícita lo que ocurrió en la Rusia de 1917, es decir: el llamado que hizo Lenin a pelear contra Kornílov bajo la dirección militar formal de Kerensky con total independencia política de clase, y que fue asumido por las masas. Con esta táctica los bolcheviques lograron la victoria militar, mientras que los sectarios y el NTI hubieran dicho que Lenin y Trotsky no pelearon por conquistar “una dirección revolucionaria de la guerra” (¡en el combate mismo!). En efecto, ellos no hicieron eso, incluso luego de las Jornadas de Julio. Curiosamente la derrota de Kornílov se llevó a cabo bajo la “utopía” de aceptar “la dirección burguesa” de Kerensky, y así esta táctica dejó de ser utopía y se convirtió en un hecho histórico.

Sin embargo, desde los muros universitarios, el NTI alienta la “más real de las posibilidades” de conquistar una dirección revolucionaria en la guerra para las masas como única fórmula para derrocar una dictadura que justamente no fue tan real para Libia, donde las milicias obreras ajusticiaron al sirviente del imperialismo Gadafy sin tomar el poder, demostrando que no hay mayor prepotencia que la del académico que ve pasar los acontecimientos sin entenderlos. El NTI hace una estrategia para la especulación no para la acción.

Estos señores creen haber demostrado que al no luchar por una “dirección proletaria de la guerra” es que el imperialismo ha vencido en Siria. Y rematan diciendo que esta era “la más real de las posibilidades” para ganar. Es decir, una posibilidad demostraría su validez en la realidad cuando otra posibilidad distinta no se llegó a realizar. Para el NTI, afirmar es demostrar, diría Marx a estos nuevos discípulos de Proudhon. Tan simple es para ellos la política marxista que para vencer todos los males basta con alentar “la posibilidad” de tomar el poder. “No necesitamos estudiar la correspondencia táctica de Marx y Engels, solo basta con tomar el poder o plantear una dirección proletaria de la guerra para vencer a Kornílov”, deberían haber razonado Lenin y Trotsky. Por suerte Lenin y Trotsky no militaban en el NTI sino en el bolchevismo y por eso vencieron. Pero si Kornílov hubiera derrotado a Kerensky el NTI hubiera dicho: “Se demuestra que nos vencieron porque los bolcheviques no pelearon por una dirección proletaria de la guerra”.

Más claro aún: el NTI reduce todo a “¡se toma el poder o nos derrotarán!” Esta vulgaridad es un insulto hasta para el NTI. Si quisieran ser serios al menos intentarían demostrar en dónde su política dio resultado, no basta con decir: “como no se aplicó mi política, es que nos derrotaron”. Este siempre ha sido el argumento de los sectarios contra Trotsky en España, donde él nunca negó la posibilidad de la victoria “transitoria y precaria” de la república burguesa sobre el fascismo. Finalmente el fascismo venció, no solo porque los reformistas impidieron la toma del poder, sino porque liquidaron la más mínima independencia política de clase, subordinándose no solo militarmente, sino políticamente al Frente Popular.

En el libro oficial de la Cuarta Internacional sobre España se explica cómo las milicias obreras derrotaban a los fascistas en las ciudades donde actuaban de manera independiente, incluso bajo la dirección formal de los oficiales republicanos. Sin embargo, los reformistas lograron imponer finalmente la subordinación política total a la república y fue por esto que el fascismo venció. Y esto mismo ha sucedido en Siria, donde la acción independiente de las masas conquistó la derrota del ejército de Al-Assad en algunas ciudades como Alepo, sin embargo, las direcciones pequeño-burguesas de las milicias obreras las terminaron de subordinar políticamente a los oficiales de la burguesía árabe y por esta razón Al-Assad está ganando esta guerra. Y cómo habrá sido de exitosa esta subordinación política que en Siria no se ha producido una insurrección de masas contra los oficiales “democráticos”, como sí sucedió en Barcelona en mayo del 37. Y por esta razón es evidente que políticamente las masas de Siria han estado un paso atrás de las de España, que venían experimentando las miserias de la democracia burguesa muchos años antes del estallido de la guerra civil.

Estas “pequeñas” diferencias entre Siria y España (y Rusia) no son relevantes para definir la indiscutible necesidad estratégica de la dictadura internacional del proletariado, sino para definir el camino concreto que se tiene que recorrer en cada país para conquistarla, es decir, son imprescindibles para definir la táctica ya que “la obtención de este objetivo estratégico es inconcebible sin la más cuidadosa de las actitudes respecto de todas las cuestiones de táctica, inclusive las pequeñas y parciales”. Así reza el Programa de Transición de la Cuarta Internacional, sin embargo, el NTI parece haberle declarado la guerra.

Cuando los bolcheviques pelearon bajo la premisa de “apoyar el fusil en hombros de Kerensky, luego ajustaremos cuentas con él” pudieron lograr dos victorias parciales: una militar sobre Kornílov y otra política sobre Kerensky. Bajo esta situación es que se prepararon las condiciones para luego tomar el poder. Lo mismo podría haber sucedido en Siria: la victoria militar sobre Al-Assad y la victoria política parcial sobre el ELS, Al-Nusra, ISIS, creando las condiciones para la toma del poder bajo la dirección de un partido construido al calor de la guerra civil misma y centralizado a nivel internacional. Quienes rechazan esta táctica preparatoria a priori en nombre del precepto ideal de la inmediata toma del poder, están bloqueando en algunos casos la única vía real hacia la victoria. Rusia (por la positiva) y España (por la negativa) han demostrado indiscutiblemente la certeza de esta táctica.

Repetimos: no se trata de organizar falsos debates sobre la necesidad indiscutible de la dictadura del proletariado. La pregunta es: ¿ya están dadas todas las condiciones políticas, o todavía hay que pelear por desarrollarlas? El NTI no solo no se ha preguntado esto, no le interesa hacerlo. En la agonía de la revolución árabe en Siria, cuando ellos mismos declararon la derrota total algunos meses atrás, siguen repitiendo las mismas consignas de acción lanzadas al inicio de la revolución. Y no nos sorprendería si incluso terminada definitivamente la guerra sigan repitiendo como loros “por una dirección proletaria de la guerra”, ya que si esta es una consigna “estratégica” debe ser permanente, no circunstancial.

En Ucrania la política del avestruz, en Siria la política del loro. Y así es que pretenden estos plumíferos dar lecciones a los marxistas, con la inteligencia política de las aves.

El NTI con su esquematismo nos ha llevado a un círculo, al parecer, sin salida. La única forma de salir de él es por la acción, es decir, el empleo de la táctica o por lo menos su reflexión seria. Ahora entendemos por qué estos señores se niegan a esto explícitamente en sus cartas: “el carácter de la acción es determinado, no por el juego de las categorías abstractas, sino por las relaciones reales entre las fuerzas históricamente vivas”, decía Trotsky[6]. La prensa del NTI debería dejar de llamarse Acción Obrera para ser Especulación Obrera, estas son curiosidades que solo el centrismo nos puede regalar.

Este grupo político platónico se encierra cada vez más en el mundo de las ideas; impedido de ver el movimiento real de los acontecimientos sigue encadenado al apriorismo de las sombras en la cueva. En él solo ve el movimiento rectilíneo uniforme dentro del laboratorio de su prensa, sin percibir que la línea recorrida por las clases oprimidas a su emancipación no es recta ni mucho menos es de aceleración constante. Ellos parten de preceptos ideales y no de los hechos. No sería justo decir que esta secta no sospecha nada sobre esta cuestión de más vital; no solo la olvida, la desprecia, no la quiere reflexionar, y cuando intenta hacerlo, solo injerta frases del programa de los revolucionarios o le capitula al reformismo.

Por ejemplo, en sus escritos por Siria vemos un conjunto de consignas mezcladas y no se sabe si son de propaganda o de agitación, o si son estratégicas o circunstanciales:

¡Abajo el genocida al Assad! ¡El pueblo quiere la caída del régimen! ¡Por una Asamblea Nacional Siria que resuelva el problema de la tierra y la ruptura con el imperialismo! ¡Por el derecho de autodeterminación nacional del pueblo kurdo! ¡Por el triunfo de la resistencia siria! ¡Fuera el ISIS, el ESL, Jabaht al Nusra, las YPG, las YPJ y todos los partidos ejército que desorganizan a las masas desde adentro y le cuidan la propiedad a los capitalistas y al imperialismo! ¡Las armas no se entregan! ¡Un hombre, un fusil! ¡Que en las milicias y en los partidos ejército se elijan a los dirigentes con el método de la democracia directa y que sean revocables por la base en cualquier momento! ¡Por una dirección proletaria de la guerra civil! ¡Que vuelvan los comités de coordinación de obreros y soldados rasos en cada localidad, región, ciudad, provincia y a nivel nacional para reabrir la Revolución! ¡Expropiación de los terratenientes! ¡La tierra para el campesino! ¡Expropiación sin pago y bajo control obrero de todas las propiedades del imperialismo, de la burguesía assadista y de la opositora para poner todos los recursos al servicio de ganar la guerra![7]

¿Esto es lo que quieren hacer pasar por “propaganda de la estrategia”? “Por una asamblea nacional… derecho a la autodeterminación nacional… la tierra para el campesino…”. Ninguna de estas consignas habla de socialismo, ¿sobre qué hacen propaganda?, ¿por una democracia burguesa? Toda esta lista de llamados es una mezcla rara y absolutamente confusa de sus planteamientos. Si este es su programa “estratégico”, entonces son unos demócratas burgueses. Los pseudo trotskistas del NTI nos quieren hacer creer que la Asamblea Nacional resolverá el problema de la tierra, esto es un engaño del reformismo vulgar y tal vez del espíritu zapatista. Tendremos que decírselos por si no lo sabían: la consigna de la Asamblea Nacional es un problema de la táctica revolucionaria.

Más escandalosa aún es su consigna de “Que en las milicias y en los partidos ejército se elijan a los dirigentes con el método de la democracia directa…”. ¡Quieren democratizar los partido-ejército de la burguesía árabe! Aquí es donde la cantidad se transforma dialécticamente en calidad, aquí es donde se da el salto de la abstracción anarquista al reformismo ya abierto. En su intención por formular una consigna militar táctica, terminaron por plantear la estrategia militar de la contrarrevolución democrática. Este es pues el resultado lamentable del desprecio por el estudio serio de la táctica bolchevique. El NTI ha terminado, nuevamente, reproduciendo casi literalmente la posición del sectario-centrista Andrés Nin en la guerra civil española.

Igual de lamentable es el único aparente volante de agitación por Siria publicado en su prensa, copiado de la FLTI[8] para variar:

Luego de que los rebeldes avanzaran en varios pueblos de la provincia de Hama y en Damasco, el régimen criminal y sus aliados sintieron venir la derrota. Entraron en un estado de frustración y desesperación los combatientes del régimen y sus aliados. Comenzaron a operar Rusia (uno de los países más potentes militarmente del mundo), Irán (que tiene armas nucleares activas), Hezbollah (con experiencia en la guerra en las calles), los Emiratos Árabes Unidos (una de las naciones que más financian al régimen criminal de Bashar), Egipto y la comunidad internacional, que siempre termina sosteniendo al régimen de Bashar. Aún así, con todo esto en contra, avanzamos en Hama y Damasco. Sin embargo, hoy, 4/4/2017, fuimos atacados por los aviones rusos en el pueblo Khan Sheikhoun, por bombas de gases químicos prohibidas internacionalmente. El poder de destrucción dejó más de 200 heridos y más de 100 muertos. El pueblo de Khan Sheikhoun tiene más de 90 mil habitantes. No es la primera vez que es atacado ante un avance de los rebeldes. ¡Levántense pueblos del mundo! Son evidentes las masacres en Siria. Los países traicionaron esta revolución, pero nuestra esperanza está en ustedes. ¡Ayúdennos, pueblos del mundo! Nuestros hijos son asesinados por los bombardeos tóxicos. Ni siquiera los animales se rinden ante los bombardeos. Es una fecha testigo para ustedes. Apoyen una revolución, que ha sido abandonada por todos los estados, pero los pueblos del mundo se negaron a renunciar a ayudar a los oprimidos sirios, y los apoyaron de la forma en que pudieron. Agradezco a todo aquel que pueda compartir este mensaje para la ayuda al pueblo sirio oprimido[9].

300 palabras y ni una sola critica, siquiera fraternal, a los oficiales “rebeldes” de los partido-ejército de la burguesía árabe que socaban la revolución por dentro. El NTI ha criticado capitulaciones de la FLTI evidentes como su pedido a la ONU por la liberación de los presos sirios, pero reproduce esta nota como si de verdad tuviera algo de revolucionaria. ¿Esta nota también es “propaganda de la estrategia”? Si es así, su estrategia es el apoyo político a los rebeldes democrático-burgueses que combaten el “régimen criminal” de Al-Assad. ¿O acaso esta nota es un llamado táctico para la agitación? Si fuera así, tampoco se justificaría, ya que incluso en el retroceso es necesario marcar públicamente las diferencias con los partidos burgueses de oposición.

Justamente para esto es que sirve la consigna de agitación “¡Por la independencia política de clase!”, es decir, ciertamente sería anarquista gritar bajo las condiciones políticas actuales “¡Fuera los oficiales ‘rebeldes’!” pero sería prudente y necesario declarar “¡ninguna confianza en los oficiales ‘democráticos’, debemos vigilarlos!”. Esta fue la consigna táctica de los trotskistas españoles para la agitación pública en el reflujo de la revolución, se lo hemos explicado pacientemente en nuestro libro y en dos extensas cartas, pero el NTI no pudo ni quiso comprender nada. Este “llamado internacionalista” que han publicado no contiene ni una sola de las consignas abstractas que llenan sus declaraciones por Siria. Nuevamente, la verborrea sectaria se convierte en la máscara que encubre la capitulación centrista o reformista a la burguesía[10].

Lo mismo sucede con sus escritos por México, donde su centrismo los está llevando a la degeneración zapatista, llamando a los obreros y campesinos que se adhieren al “socialismo democrático” (¿?) a basarse en el “espíritu del zapatismo revolucionario por “su lucha irreductible por la democracia y la tierradelgran revolucionario”, basándose en solo una carta del caudillo campesino. Este es un análisis bastante superficial de su pensamiento. ¿Qué reivindican de Zapata? Un saludo casi formal a la revolución rusa[11]. Para el NTI esto es más que suficiente para que el trotskismo internacional deba reconocer en el guerrillero un “espíritu revolucionario” que debemos reivindicar. No hay, por  lo menos, un balance serio de todos sus escritos. Por ejemplo, meses después de ese saludo diplomático, aparece su manifiesto de enero de 1919 donde Zapata públicamente se ubica del lado de las potencias aliadas “democráticas” en la Primera Guerra Mundial mientras denuncia a V. Carranza por apoyar a la Alemania “aristocrática”:

Ha querido ser intransigente [V. Carranza] contra la justicia, la razón y el derecho representados por la causa de los aliados […] En este conflicto, Carranza abiertamente se puso del lado contra el derecho, de parte del imperialismo, contra la democracia, a favor del gobierno militar contra las libertades populares. Apoyó al Kaiser que representaba el pasado, que simbolizaba jerarquías aristocráticas y los partidos vetustos, que constituían una amenaza para las libertades de Europa y del mundo. […] La obstrucción de Carranza a los propósitos y a los intereses de las potencias aliadas, se ha revelado en todos sus actos. Atentó contra el capital francés y el británico, saqueando impúdicamente los bancos fundados con dinero de los nacionales de esos países. En materia de petróleo, dictó leyes elaboradas de acuerdo con el Ministro alemán, por medio de las cuales se intentó privar de esta indispensable materia prima a las industrias y a las escuadras de Inglaterra y sus aliadas […] Que caiga el intrigante y el perverso para así mañana podernos presentar ante los países cultos, sin el rubor en la frente y con la plena conciencia de nuestra rectitud justiciera. REFORMA, LIBERTAD, JUSTICIA Y LEY. Cuartel General en Tlaltizapán, Mor, 1o. de enero de 1919. El General en jefe, Emiliano Zapata[12]. [El subrayado es nuestro]

¿El NTI se refiere a esta democracia que defendía Zapata? ¿La democracia de los aliados en la primera guerra mundial? Veamos en qué consistió esta democracia. Gracias al triunfo de la Revolución Socialista de Octubre se pudieron publicar tratados secretos como el de “Sykes-Picot” entre Gran Bretaña y Francia para dividirse zonas del Medio Oriente, entre ellas Siria. Cien años después del manifiesto de Zapata, el NTI de Ciudad de México reivindica al caudillo aliado de la banca francesa, representante de “las libertades de Europa y del mundo”, y todavía se atreven a escribir sobre Siria.

¿Saludó Zapata a la Revolución de Octubre y la puso de ejemplo para México y el mundo? Sí. ¿Apoyó políticamente un bando imperialista contra otro bando imperialista? Sí. ¿Cómo es posible esto? Sí es posible: se llama centrismo. El centrismo propio de un guerrillero pequeño-burgués. Incluso en esa misma carta que el NTI reivindica se revela este centrismo: “Mr. Wilson, el presidente de los Estados Unidos, ha tenido razón al rendir homenaje, en ocasión reciente, a la revolución rusa, calificándola de noble esfuerzo por la consecución de libertades…”. Es decir, Zapata se tragó el cuento de que Wilson era un demócrata, confundiendo su saludo a la Revolución de Febrero con su postura frente a la Revolución de Octubre, en momentos en que preparaba la invasión contrarrevolucionaria de la rusa soviética. ¿Cómo pudo obviar esto el NTI? Asimismo Zapata no distingue los países atrasados de los países avanzados en relación al triunfo del socialismo, en ningún momento plantea en esa carta la necesidad estratégica del triunfo soviético en Alemania, su perspectiva es la del socialismo en un solo país. Por último, en ninguna parte Zapata plantea la necesidad de un partido obrero internacional y por esta razón es reivindicado no solo por los maoístas sino también por los anarquistas…y por el NTI.

No exageramos entonces cuando decimos que son una secta universitaria anarco-zapatista, aunque lo de estalinistas del tercer periodo también los definiría bien, sobre todo por su sistemática falsificación de nuestras posiciones. En su reciente declaración por Francia ellos dicen:

Lamentablemente el centrista NRCI tampoco está a la altura de los combates que están dando las masas, en su artículo “Francia: la rebelión de los chalecos amarillos” donde supuestamente precisan de manera milimétrica la táctica para hacer “avanzar” el combate de las masas, se olvidaron de la consigna que hoy unifica a las masas francesas que es la lucha por tirar a Macrón, lo que los pone a la cola de la burocracia sindical.

¿Acaso tratan de decir que estamos contra la caída de Macron o que no planteamos la consigna de agitación ¡Abajo Macron!? Esto es una completa mentira. A diferencia de su maletín lleno de consignas que llevan de un lado a otro, nosotros explicamos:

Lo que nació a mediados de noviembre como una lucha económica de los trabajadores que usan automóviles (y que están obligados a usar chalecos amarillos) se ha transformado en una lucha política que ha incendiado las calles de París y que reclama la caída de Macron […] Evidentemente la consigna democrática de “Asamblea Nacional” contra la Quinta República bonapartista es una consigna válida, sin embargo, aislada de la agitación inmediata en favor del armamento y del doble poder se convierte en una consigna reformista contrarrevolucionaria totalmente opuesta a las acciones independientes de los explotados de Francia que precisamente han salido a las calles porque no confían o simplemente ya no creen en los métodos parlamentarios de la burguesía “democrática” y de la pequeña-burguesía “anticapitalista”[13] (no subrayado en la fuente).

Más claro imposible. Es lógico que el centrista desesperado trate de encontrar errores y al no poder hacerlo recurra a la falsificación sin escrúpulos. Sin embargo, debemos agradecer que citen nuestro deseo de “hacer avanzar a las masas” y no limitarnos a gritar lo que “hoy unifica” ya a las masas francesas y que los reformistas de izquierda se han visto obligados a gritar también. El NTI grita con las masas y se une a ellas, pero no de una manera revolucionaria peleando por su dirección, lo hace escondiéndose detrás de la dirección que ahora mismo contiene, no solo el combate de los chalecos amarillos, sino también la extensión de la lucha a las reales “masas francesas” necesarias para “tirar a Macron”. Critican a la burocracia que dirige los sindicatos, pero no a los dirigentes reformistas infiltrados en el movimiento de los chalecos amarillos. Esta es otra consecuencia de su incomprensión y rechazo camuflado de la táctica de frente único proletario.

La muestra de su esquematismo es que nuevamente buscan en el maletín la consigna de “Asamblea Nacional”, sin ninguna caracterización del régimen, solo dispersan las consignas sin análisis que las justifiquen. Lo que explicamos en nuestro párrafo citado es la validez táctica y circunstancial de esta consigna que se desprende justamente de caracterizar el régimen de una potencia imperialista como Francia y del grado de desarrollo político del movimiento obrero. No se trata de lanzar gritos al aire, sino de explicar científicamente su pertinencia. Lamentablemente el centrista NTI ha sobrepasado su tarea de propagandista inicial para atreverse a lanzar una consigna táctica sin reflexión alguna, pero como todo parche, no hay uniformidad en su planteamiento ni explicación de su injerto. Su forma de plantear la consigna de “Asamblea Nacional” los confunde inevitablemente con agrupaciones revisionistas como el PTS de Argentina.

Por último, nuestros grandes “estrategas” se olvidaron en su declaración por Francia de la consigna estratégica fundamental de nuestro siglo: la lucha por la refundación de la Cuarta Internacional. No es la primera vez. El “olvido” sistemático de la necesidad de construcción de un partido toma otro nombre: ¡Anarquismo! Y este como cualquier sectarismo no es más que traición. Su sectarismo se complementa con su oportunismo tal cual como Stalin liquidó formalmente la Tercera Internacional luego de burocratizarla. La refundación de su partido internacional es la tarea más importante de todo obrero trotskista, tarea a la que estos universitarios pseudo trotskistas han renunciado. De allí sus frases anarquistas en favor de la Comuna de París, la cual terminó en la derrota justamente por la falta de una dirección revolucionaria que desplazara a los “charlatanes democráticos” de los que hablaba Trotsky[14].

Podemos revisar sus declaraciones por Siria o Francia y en estas no se encuentra ni en consignas ni explicada la necesidad de la refundación de la Cuarta Internacional, armada de un programa que comprenda, entre otras cosas, la diferencia entre la toma del poder y su preparación, es decir, la necesidad de tender un puente entre las maduras condiciones objetivas de la situación y el factor subjetivo de las masas, saber guiar esa transición. ¡Basta de frases anarquistas! ¡Necesitamos un programa de transición![15]

 “El Congreso del Partido [socialdemócrata ruso] toma resoluciones tácticas para definir de un modo preciso la conducta política del Partido en su conjunto, en relación con las nuevas tareas o en vista de una nueva situación política[16] (cursivas nuestras). Esto es lo que se pone a discusión bajo una nueva situación política como por ejemplo una guerra civil. Lo que pasa es que este grupo, no puede hacer esto, hace muchas cosas sin diferenciar nada. El NTI hace propaganda mezclada con la agitación, o cree que discute sobre estrategia, pero no de táctica, sin reconocer ni reflexionar sobre ninguna de estas. El resultado es un grupo con trastornos de personalidad, con dos identidades (anarquismo y zapatismo) que pugnan por salir a flote y cuyos elementos se dispararán en direcciones contrarias.

Bajo el verso de discutir solo “estrategias” país por país, lo que se niegan a discutir es un verdadero programa internacional de transición que guíe la acción del proletariado mundial, como un todo. “La revolución confirmará en la práctica el programa y la táctica de la socialdemocracia, mostrando la verdadera naturaleza de las distintas clases sociales[17]. Esto es lo que el NTI no quiere mostrar, su verdadera definición de clase: un colectivo pequeñoburgués más de la UNAM.

[1] NTI. ¡Paso a la comuna de obreros, campesinos y del pueblo pobre en Francia! 22-02-19. Enlace: <https://bit.ly/2UrOi6t>

[2] Ni la caravana centroamericana apostada en México mereció su atención, sin embargo, por la huelga local de Matamoros ya han publicado hasta dos “declaraciones”.

[3] V. Lenin. Correspondencia, Tomo II en IV tomos. Buenos Aires, 1968, pp. 249-250.

[4] NTI. Siria: defendamos las últimas trincheras de la revolución. Marzo 2019. Enlace: <https://bit.ly/2IszhKb>

[5] NRCI. Dos cartas abiertas al NTI de México. Diciembre 2018. Enlace: <https://bit.ly/2U8kVkp>

[6] Trotsky. ¿Y ahora? Problemas vitales del proletariado alemán. 1932. p.27.

[7] NTI. Siria: se acentúa la contraofensiva imperialista yanqui de la mano del genocida al Assad y sus mercenarios. Mayo 2018. Enlace: <https://bit.ly/2Gk8AWZ>

[8] Fracción Leninista Trotskista Internacional, organización anarco-reformista de la que fue expulsado Tomás Cuevas, actual dirigente del NTI de Ciudad de México. El NTI se considera a su vez una fracción de la FLTI reivindicando “en gran medida” su ideología y programa sectario-morenista.

[9] Abu al Jud. ¿Dónde están los pueblos? 11-04-17. Publicado en el blog del NTI. Enlace: <https://bit.ly/2Uc5oAb>

[10] Como sucedió cuando el dirigente sindical de la FLTI en Perú apoyó abiertamente la reforma de salud del imperialismo. Entre esta traición y este llamado reformista por Siria no existe en realidad ninguna diferencia esencial, incluso se complementan: “La lucha de los trabajadores peruanos de la salud fue un combate más del proletariado mundial solo en el sentido de que estaba ubicada en la retaguardia de la revolución árabe. Y cualquier combatiente del proletariado sabe que traicionar en la retaguardia es como dar una puñalada en la espalda a los que luchan en la primera línea de batalla internacional”. NRCI. Polémica con la dirección de la FLTI. Diciembre 2013. Enlace: <https://bit.ly/2GfrOf8>

[11] Declaración de Zapata sobre la Revolución rusa. 14-02-1918. Enlace: <https://bit.ly/2D8OdK0>

[12] Manifiesto de Emiliano Zapata al pueblo mexicano sobre la criminal ambición de Venustiano Carranza. Enero 1919. Enlace: <https://bit.ly/2IccBP7>

[13] NRCI. Francia: la rebelión de los “chalecos amarillos”. 13-12-19. Enlace: <https://bit.ly/2Kwek3J>

[14] Trotsky. Las lecciones de la Comuna. 1921. Enlace: <https://bit.ly/2DbTTD9>

[15] Con esta finalidad hemos publicado nuestra propuesta de actualización del Programa de Transición de 1938, cuya esencia reivindicamos. Una secta nacional-zapatista como el NTI no solo está a años luz de redactar algo parecido, sino de declarar por lo menos la intención de hacerlo alguna vez. Enlace: <https://bit.ly/2G6R5Id>

[16] Lenin. Dos tácticas de la socialdemocracia en la revolución democrática. 1905.

[17] Ibídem, las cursivas son nuestras.

No widget added yet.

Top