You are here
Home > DECLARACIONES > RESOLUCIONES DEL III CONGRESO DEL NRCI – TESIS SOBRE LA SITUACIÓN EN PERÚ

RESOLUCIONES DEL III CONGRESO DEL NRCI – TESIS SOBRE LA SITUACIÓN EN PERÚ

  1. Estamos en un periodo histórico marcado por un proceso revolucionario latinoamericano de ritmo “lento”, no en situaciones revolucionarias, sino en luchas de transición, pues no se han terminado de desenvolver verdaderas situaciones revolucionarias, porque el ejército no se partió y los soldados rasos no salieron a luchar con los explotados. El más reciente proceso revolucionario en América Latina se inicia en Ecuador (1998), sigue en Argentina (2001), luego en Bolivia (2003). Este proceso se ha desarrollado de forma desigual en cada país. Perú fue parte de esa lucha, que forzó la caída de Fujimori en 2000. Lo que ha habido es un embrión de lucha revolucionaria. Ante esto, los reformistas plantean un Frente Popular, para salvar al Estado burgués, para no plantear la toma del poder por parte de los trabajadores, en Bolivia, Brasil, etc.

  1. La clave es la comprensión dialéctica de la lucha de transición. La esencia del proceso latinoamericano es su ritmo: ascenso y descenso. El proceso revolucionario continental se ha expresado por situaciones de transición de ascenso a la revolución y descenso hacia la contrarrevolución. En general nos hemos mantenido en esa situación intermedia (las excepciones son la invasión de Haití el 2004, la intentona fascista en Bolivia el 2008, el golpe militar en Honduras el 2009 y en Paraguay 2012). El descenso hacia la contrarrevolución se expresa en las elecciones “democráticas” que gana la derecha en varios países de América Latina. En el Perú, la “Marcha de los 4 suyos” fue un ascenso a la revolución, que los reformistas impidieron que avance (como en luchas posteriores). Cuando cae Fujimori, las movilizaciones continuaron pero su ascenso fue impedido una vez más por los reformistas, lo que permitió, por ejemplo, que Toledo firme el TLC-USA. Ni hemos podido avanzar a la revolución armada obrero-campesina ni hemos retrocedido totalmente a la contrarrevolución, por eso estamos aún en “democracia” (aún no ha habido golpe militar, una verdadera tradición en nuestro país).

  1. El Perú está marcado por el carácter transitorio del proceso latinoamericano. La huelga general de 1999 marca el inicio de un ascenso hacia la revolución obrero-campesina, ascenso que tiene sus hitos en la “Marcha de los 4 suyos”, en el Arequipazo de 2002, en la huelga magisterial de 2003 y, en pequeña escala, en el levantamiento de Ilave de 2004 y en la tomas universitarias del mismo año (San Marcos, UNT, UNA). Luego hubo un retroceso que se expresa en la firma del TLC-USA y el triunfo de Alan García (2005-2007). Hay un ascenso extraordinario en el Moqueguazo de 2008, donde los campesinos pobres (apoyados por los obreros mineros) pone de rodillas a la policía. En 2009 el Baguazo es un nuevo ascenso, pero es derrotado y aplastado en sangre, imponiendo un nuevo retroceso. En 2011 (influido por la revolución árabe y la lucha contra el gasolinazo en Bolivia), hay un nuevo ascenso y tiene un éxito parcial con el levantamiento de Islay y de Puno, como triunfos parciales. Se levanta también los explotados de Cajamarca, cuyas marchas se desarrollaron en 2012, pero la lucha es traicionada (impactada también por el descenso revolucionario a nivel mundial) y se impone un nuevo retroceso (que permite que Humala sancione 4 leyes privatistas contra los trabajadores estatales). En 2014 (influido parcialmente por la lucha en México) un nuevo levantamiento en Perú triunfa parcialmente al lograr que se derogue la ley de esclavitud juvenil, lucha que se desarrolla hasta la emergencia de los “Espartambos de Lima” el 2015. Luego viene el descenso expresado en el voto reformista por “el mal menor”: PPK gana las elecciones del 2016. Pero eso no significa la derrota: los obreros saben que ya van casi dos décadas de falsa democracia.

  1. Si bien PPK se vio forzado a renunciar, la lucha contra el indulto a Fujimori ha fracasado. Aun así, seguimos en una situación de transición, se viene una lucha más aguda. La crisis política actual se expresa en los errores de la derecha, no saben cómo gobernar. La paradoja es que cuando más débil está el gobierno, los trabajadores también están débiles. Para varios políticos burgueses la renuncia de PPK ha sido un error. Las diferencias entre los hermanos Fujimori en torno a PPK también expresan el nerviosismo de la clase dominante frente a la posibilidad de un levantamiento obrero-campesino. Los de arriba ya no pueden gobernar más pero las masas tampoco reaccionan, no superan el bloqueo de sus direcciones reformistas. Recordando las cuatro condiciones que menciona Trotsky para el desarrollo de la revolución, vemos que en Perú tenemos un gobierno burgués muy débil, una clase obrera paralizada por sus direcciones, una clase media pobre dividida y confundida, y finalmente, una crisis (internacional) del frente popular pero también el desarrollo extremadamente lento del partido revolucionario.

  1. Esta es una lucha a contracorriente: si no logramos avanzar, vamos camino a un nuevo golpe militar. La perspectiva es incierta. Es posible que Vizcarra no termine su mandato ya sea a manos de la revolución obrero-campesina o de un golpe militar. La salida intermedia es la convocatoria a nuevas elecciones en las que ganará la derecha o la abstención y el boicot. La situación internacional, reaccionaria o revolucionaria, tiene la última palabra.

  1. El principal enemigo que estamos enfrentando es el Frente Popular burgués-reformista (Foro Social Mundial), expresado en nuestro país en Mendoza-CGTP, Arana-CUT, Antauro-MOVADEF. El genocida Yehude Simon y los esquiroles de Patria Roja están cercanos a Mendoza. Goyo y Cerrón aún no se definen. Todos los falsos trotskistas están apoyándolos a uno u otro, directa o indirectamente. La tarea de los revolucionarios es desenmascarar el Frente Popular con la propaganda y la agitación internacionalista, llamando a poner en pie un partido obrero revolucionario y a conquistar la refundación de la Cuarta Internacional.

No widget added yet.

Top