You are here
Home > DECLARACIONES > RESOLUCIONES DEL III CONGRESO DEL NRCI – SOBRE LA LUCHA CONTRA EL SECTARISMO Y EL OPORTUNISMO

RESOLUCIONES DEL III CONGRESO DEL NRCI – SOBRE LA LUCHA CONTRA EL SECTARISMO Y EL OPORTUNISMO

  1. La clase media desesperada es una de las bases sociales del sectarismo. El pequeño-burgués quebrado (o el proletario crónicamente desocupado) algunas veces busca una salida rápida a sus problemas y cae en el aventurerismo para luego retroceder al reformismo. La clase media acomodada es otra base social del sectarismo. Se trata de ese pequeño-burgués que no tiene una convicción firme en el socialismo, no tiene el valor de combatir a los reformistas al interior del movimiento obrero y por eso se aísla del mismo. Si se ve forzado a intervenir en él, termina apoyando al reformismo. En general, el sectarismo pasivo (“teoricista”) se apoya en la capa alta de la clase media, el sectarismo aventurero (“practicista”) se apoya en su capa baja.
  2. El anarquismo tiene esas dos tendencias sectarias pequeño-burguesas, que en España se expresó en la corriente de Ángel Pestaña (pasivo-reformista) y la de Buenaventura Durruti (aventurero-centrista). En general el anarquismo demostró ser una corriente sectaria y oportunista que nunca condujo al proletariado a la toma del poder y traicionó su revolución decenas de veces. Eso no ha cambiado en la actualidad.
  3. En el sectarismo “marxista” predominó la pasividad antes que el aventurerismo. En el partido bolchevique emergieron algunas fracciones sectarias combatidas duramente por Lenin. Este sectarismo luego levantó cabeza en los primeros años de la Tercera Internacional alrededor de una fracción de militantes alemanes, holandeses e ingleses. Contra ellos Lenin escribe su famoso libro La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo. En la actualidad esta corriente sigue repitiendo los mismos errores y está condenada al fracaso.
  4. El estalinismo en su etapa inicial de centrismo burocrático, cayó tanto en el sectarismo como en el oportunismo. Su mayor traición oportunista la realizó en China y su mayor traición sectaria la impuso en Alemania (“tercer periodo” de la Tercera Internacional). Esta última traición motivó a Trotsky hacer el llamado a poner en pie la Cuarta Internacional. No debemos olvidar que el estalinismo también traicionó por vía del sectarismo. Con su traición en España y los procesos de Moscú el estalinismo se transformó de centrista en contrarrevolucionario. Luego continuó con sus traiciones hasta la restauración del capitalismo y hasta la actualidad los estalinistas en todas sus variantes son una corriente contrarrevolucionaria.
  5. El sectarismo centrista no estalinista, es decir, la corriente que buscó ser independiente del reformismo y del marxismo y que no se decía estalinista también traicionó a la clase obrera combinando el sectarismo con el oportunismo. Trotsky combatió distintas fracciones centristas y sectarias tanto fuera como dentro de sus propias filas. El centrista no estalinista más destacado fue Andrés Nin, que a la cabeza del POUM traicionó la revolución española y europea. El centrismo es una corriente que no tiene una base social definida y por lo tanto su existencia es efímera. Todas esas corrientes de ideas sectario-centristas que combatió Trotsky no existen en la actualidad.
  6. Los trotskistas debemos combatir tanto al sectarismo como al oportunismo y sobre todo a esa clase media que combina ambas formas políticas. Para esto debemos entender la revolución como un proceso no un acto de un día, como un proceso dialéctico con etapas, etapas que pueden “comprimirse” según el ritmo de desarrollo de la lucha de clases. Estas etapas no tienen nada que ver con la “revolución por etapas” de Stalin ni con la “revolución democrática” de Moreno. Tiene que ver sobre todo con el proceso de desarrollo de la consciencia y organización del proletariado. El partido debe elaborar sus consignas de agitación en base al análisis concreto de la realidad concreta, teniendo en cuenta el proceso, las etapas y el ritmo de la revolución socialista internacional.

No widget added yet.

Top