You are here
Home > CAMPAÑA INTERNACIONAL > ¡HAY QUE PELEAR POR LA LIBERTAD DE LOS LUCHADORES DEL PROLETARIADO MUNDIAL!

¡HAY QUE PELEAR POR LA LIBERTAD DE LOS LUCHADORES DEL PROLETARIADO MUNDIAL!

Ya sea por haber participado en huelgas o luchas armadas, miles de obreros están presos o procesados por la justicia capitalista en todo el mundo. Hasta el triunfo definitivo del proletariado sobre la burguesía, muchos luchadores del pueblo pobre serán asesinados o hechos prisioneros. Esta es una prueba más de que el Estado actual está en manos de la burguesía, es su instrumento de opresión, su maquinaria de persecución y muerte. Sus leyes, sus jueces y fiscales, su policía asesina, su prensa mercenaria, todos conspiran para amedrentar o liquidar a los mejores combatientes del proletariado.

En Palestina los trabajadores se encuentran en la condición de esclavos coloniales bajo la dominación del Estado yanqui-sionista de Israel. Miles de palestinos están encarcelados en las peores condiciones únicamente por haberse rebelado contra la opresión imperialista. Ahed Tamimi, la joven de 17 años detenida por manifestarse contra Israel, podría ser liberada en estos días, sin embargo, aún quedan bajo la tortura sionista miles de oprimidos palestinos. En las mazmorras del Estado burgués de todo el Magreb y Medio Oriente, miles de trabajadores están también injustamente encarcelados o procesados, sobre todo en Siria, donde el genocida Al-Assad con el apoyo de Rusia, China, Irán y las potencias imperialistas está terminando de aplastar en sangre la heroica revolución del proletariado iniciada el 2011.

En Europa el gobierno fascista de Ucrania está también persiguiendo al movimiento obrero mientras que el gobierno de Frente Popular de Dombás, apoyado por el burgués Putin, frena la acción revolucionaria del proletariado levantado en armas contra la burguesía fascista. En las cárceles de Francia, España y todo el continente europeo también están presos miles de trabajadores inmigrantes, sobre todo de África, trabajadores que solo exigen su derecho elemental al trabajo y que son detenidos por la policía imperialista o mueren ahogados en el Mar Mediterráneo. En Irán, Rusia, China, Japón y toda Asia los trabajadores también son perseguidos y oprimidos por la justicia capitalista.

En el continente americano igualmente miles de trabajadores están ahora presos o esperan juicio únicamente por enfrentarse a los grandes capitalistas y sus gobiernos sirvientes. En el corazón mismo de la más grande potencia imperialista, EEUU, miles de trabajadores están presos por luchar como es el caso de Mumia Abu Jamal y Leonard Peltier. El gobierno de Trump ha ordenado encarcelar también a miles de niños latinos separados de sus madres por ser “ilegales”. La cárcel yanqui de Guantánamo en Cuba es del mismo modo parte esta política global de persecución.

En Argentina, los jóvenes Santiago Maldonado y Rafael Nahuel fueron asesinados por defender a los explotados mapuches y otros están procesados por la misma causa, mientras que los trabajadores petroleros de Las Heras siguen esperando la sentencia criminal de la justicia patronal. En Perú están siendo procesados docentes del SUTEP y para los campesinos pobres del Baguazo están pidiendo cadena perpetua, mientras que cientos de presos políticos siguen hacinados en sus cárceles. Finalmente, en Nicaragua, el gobierno bolivariano de Daniel Ortega está masacrando a trabajadores y estudiantes después de imponer un pensionazo ordenado por el FMI y cientos de luchadores están siendo retenidos en sus prisiones.

Es necesario decirle la verdad a los trabajadores: con peticiones, demandas y marchas pacíficas no los vamos a liberar. Históricamente los luchadores obreros han sido liberados como subproducto de grandes revoluciones armadas del proletariado como fue el caso de Rusia en 1917. La gran mayoría de prisioneros palestinos y coloniales no van a ser liberados hasta que el Estado burgués de Israel sea destruido y se ponga fin a la opresión imperialista en el mundo. Las ilusiones reformistas en una cuestión tan delicada como la de los presos es el mayor de los crímenes. ¡BASTA DE FALSAS ILUSIONES, SOLA LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA LOS LIBERARÁ!

Los revolucionarios deben exigir desde el interior del movimiento obrero internacional que los dirigentes de sus organizaciones rompan con su pasividad y pasen de las palabras a la acción organizando un gran combate por la liberación de nuestros presos por luchar, combate que debe ser emprendido con los métodos del proletariado y no con los métodos pacifistas de la pequeña-burguesía.

¡ABAJO EL ESTADO BURGUÉS Y SUS CÁRCELES DE TORTURA, LUCHAR CONTRA EL HAMBRE Y LA EXPLOTACIÓN CAPITALISTA NO ES UN DELITO!

No widget added yet.

Top