You are here
Home > PALESTINA > ¡ABAJO EL ESTADO YANQUI-SIONISTA DE ISRAEL!

¡ABAJO EL ESTADO YANQUI-SIONISTA DE ISRAEL!

Los explotados de Palestina responden a las provocaciones del imperialismo…

Hace unas semanas atrás el imperialismo yanqui encabezado por Donald Trump declaró Jerusalén como capital del Estado de Israel desatando la furia de las masas palestinas que sufren la opresión colonial de los EEUU por intermedio del invasor sionista.

Esta provocación hecha por Trump responde a la aplicación de una ley aprobada en 1995 bajo el mandato de Clinton, aplicación que fue exigida por el senado en junio de este año. Esta disposición la votó el senado yanqui por unanimidad, incluyendo el voto del senador “socialista” Bernie Sanders. Las masas palestinas han respondido a esto con su movilización y combate callejero, chocando con las fuerzas de seguridad sionistas, contando con la solidaridad de los trabajadores y oprimidos de todo el mundo sobre todo en cada “Viernes de la Ira”. Sin embargo, el principal obstáculo en su lucha, es la actitud conciliadora de sus dirigentes pequeñoburgueses que apoyan la política de la burguesía palestina y su trampa de los dos Estados, es decir, la legitimación de la invasión sionista de 1947-48.

Tanto Al-Fatah como Hamás sostienen esta capitulación escandalosa al imperialismo, demostrando que no existe actualmente ninguna burguesía “democrática” que luche por la independencia de su nación. Solo un mes atrás, el presidente de la Autoridad Palestina Mahmun Abbas afirmó que aprecia “todos los esfuerzos internacionales [en favor de la paz], incluidos los que ejerce la Administración del presidente Donald Trump”. Esta burguesía lacaya no representa los verdaderos anhelos de autodeterminación de los trabajadores palestinos que están combatiendo en las calles y cayendo presos o muertos en su lucha justa contra Israel. Jóvenes como Ahed Tamimi son las auténticas fuerzas que necesita esta nacionalidad oprimida para vencer.

Una nueva Intifada o revolución palestina está buscando abrirse paso, como sucedió hace 30 años atrás y a principios de este siglo. Los dirigentes reformistas, por el contrario, se oponen a esta senda planteando una supuesta “revolución por etapas” cuando es evidente que solo expropiando a la burguesía, confiscando sus tierras, fábricas y arsenales se podrán obtener los recursos para ganarle la guerra a Israel. No hay “revolución por etapas”, los obreros y campesinos pobres solo podrán destruir el Estado yanqui-sionista de Israel con los métodos de la revolución proletaria, poniendo en pie sus propios organismos de combate armados y centralizados bajo los principios de la democracia obrera.

La vanguardia obrera palestina debe comprender que solo bajo la dictadura del proletariado con apoyo de los campesinos y artesanos pobres se podrá conquistar una Palestina única, laica e independiente sobre todo su territorio histórico, y que esta dictadura solo se podrá sostener a nivel internacional, extendiendo la revolución socialista a todo Medio Oriente, pero sobre todo a las metrópolis de los países industrializados. La lucha de Palestina debe ensamblarse entonces con la revolución árabe que combate Al-Assad en Siria, así como debe unirse a la revolución europea que iniciada en Grecia y Ucrania, ahora busca abrirse paso en la misma Francia. Los trabajadores de los EEUU deben encabezar este combate internacionalista contra la opresión colonial. 

Los socialimperialistas se oponen a este camino. Colaboran en la campaña “antiterrorista” de la burguesía y dividen las luchas de los trabajadores país por país. La izquierda sionista plantea un Estado federal o “binacional” que legitime en nombre del socialismo la ocupación sionista, mientras que la izquierda “democrática” plantea la destrucción del Estado de Israel con la ayuda de la burguesía palestina. Con estas direcciones a la cabeza, la derrota está asegurada.

¡LIBERACIÓN DE TODOS LOS PRESOS PALESTINOS!

¡QUE SE ABRA LA TERCERA INTIFADA!

¡POR LA REFUNDACIÓN DE LA CUARTA INTERNACIONAL!

No widget added yet.

Top