You are here
Home > FRANCIA > FRANCIA EN LA ENCRUCIJADA

FRANCIA EN LA ENCRUCIJADA

La crisis política permanece y se extiende a sus colonias…

 

En nuestra declaración del año pasado dijimos: “lo que está en juego en Francia es el estallido de la revolución proletaria europea que en Grecia y Ucrania ha tenido su puntapié inicial[i]. Y esta perspectiva sigue estando hoy plenamente viva.

Francia siempre ha estado a la cabeza de la lucha internacional del proletariado. Su importancia para el triunfo del socialismo es decisiva en la medida que cuenta con una industria avanzada y una conocida tradición revolucionaria. Desde la Comuna de París hasta el Mayo del 68, Francia siempre ha dejado su sello en la lucha de clases mundial y en conexión directa con las naciones oprimidas bajo su bota financiera. Incluso la independencia temprana de Haití se conquistó bajo la influencia de la revolución francesa del XVIII. En la década del 60 del siglo pasado la lucha de liberación nacional de Argelia estuvo hermanada con la lucha de los inmigrantes árabes de París que enfrentaban las ratonnades fascistas con apoyo del conjunto de trabajadores franceses.

La situación actual de Francia está marcada, como la del resto de Europa y del mundo, por la crisis capitalista iniciada a mediados del 2007. Desde entonces hemos sido testigos de diferentes ascensos en la lucha del proletariado francés, influidos e influyendo sobre los eslabones más débiles del encadenamiento imperialista. A las combativas huelgas del 2008 y 2009 le sucedió el inicio de la revolución árabe en Túnez, antigua colonia francesa, a fines del 2010. Esta extraordinaria revolución proletaria, odiada por la burguesía y traicionada por la clase media, ha contribuido a la actual crisis política que vive Francia. Su clase dominante tiene que lidiar con la salida de jóvenes explotados que marchan a Siria a combatir Al-Assad, con miles de refugiados que llegan a sus costas y también con los atentados terroristas de la burguesía islamista[ii].

Frente a esta grave crisis económica y política, la burguesía francesa ha respondido con más despidos y recortes y más represión e intervenciones. A principios del 2013 ocupó militarmente Malí en África Occidental bajo el pretexto de combatir al “terrorismo musulmán”, pretendiendo que olvidemos su apoyo material al Estado yanqui-sionista de Israel y como hacían desfilar las cabezas de los rebeldes de sus antiguas colonias árabes. A fines de ese mismo año el gobierno del “socialista” Hollande también daría su respaldo a la insurrección fascista del Maidán en Ucrania que hasta el día de hoy deja sentir su influencia reaccionaria, evidenciada en la participación electoral de partidos fascistas incluso en Alemania. La heroica respuesta revolucionaria de los mineros ucranianos de Dombás también ha impactado en toda Europa y explica en parte la movilización del proletariado francés frente a las contrarreformas laborales del régimen.  

El año pasado, en sus combates nocturnos, la juventud oprimida de París puso en pie por en encima de los sindicatos burocráticos sus propias asambleas políticas como parte del movimiento Nuit Debout (Noche en pie). Estos embriones de soviets representan un verdadero salto en la lucha de clases europea y son el sello de una transición a una situación revolucionaria en Francia. Este año esto se reflejó, de forma distorsionada, en una mayor abstención e incluso protestas antes y después del balotaje a pesar de los esfuerzos de Mélenchon y los partidos obreros burgueses de imponer la trampa electoral a los trabajadores. Y bajo la influencia directa de esta situación la Guyana Francesa, su colonia en Sudamérica, ha tenido el mayor levantamiento antiimperialista de su historia. Macron, el banquero que fue elegido presidente, viajó hasta Guyana sin pensar que sería recibido por una protesta multitudinaria, después de enfrentar nuevas movilizaciones en París frente a la contrarreforma laboral y el aumento del costo de vida. La crisis del capitalismo está así, agudizando la cuestión nacional como vemos también en España frente a Cataluña.

En lugar de buscar atar estas luchas en un solo combate, los socialimperialistas de Francia, incluyendo a los falsos trotskistas, llaman a la huelga general pacífica guiados por la consigna de Valls: “¡La democracia, no es la calle! ¡La democracia es el voto!”. Contra ellos, los revolucionarios planteamos un programa de transición que va de la confiscación de la banca a la puesta en pie de milicias obreras que sirvan de resguardo a las asambleas nocturnas de la juventud parisina, pasando por la conquista del salario y del empleo móvil, echando abajo todas las contrarreformas laborales. La consigna del momento es el llamado a la huelga general revolucionaria para traer abajo la Quinta República bonapartista y conquistar un gobierno de los trabajadores y los soldados rasos, que oriente la revolución iniciada en Grecia y Ucrania a la puesta en pie de los Estados Unidos Socialistas de Europa. Esta es, además, la única salida victoriosa para la revolución árabe y la lucha de Guyana y demás colonias por su autodeterminación nacional de la mano de la revolución latinoamericana.

Este ritmo político febril de la lucha de clases en Francia, apoyado sobre todo en su tradición revolucionaria, ha puesto a la orden del día la toma del poder y la puesta en pie de un verdadero partido obrero internacionalista. Sin esto, los oportunistas de siempre vencerán y ahogarán el espíritu de las masas en el pozo de las falsas esperanzas. Contra ellos debemos agitar hoy con más fuerza: ¡Basta de reformismo, refundemos la Cuarta Internacional!


LA GUYANA FRANCESA: UNA COLONIA EUROPEA EN AMÉRICA DEL SUR

La actual crisis política en la Guyana Francesa se originó hace varios meses atrás, cuando más de treinta sindicatos y distintas organizaciones del pueblo pobre iniciaron una “huelga general” contra el hambre, el desempleo, la falta de servicios básicos y el aumento de la delincuencia. En su momento la movilización llegó a concentrar decenas de miles de manifestantes en un país de casi 300 mil habitantes, convirtiéndose en el levantamiento más grande de su historia.

Esta Guyana, que fue originalmente habitada por tribus de indígenas Caribes, Arawakos y otras, fue invadida y colonizada por Francia en el siglo XVII, ocupándola de esclavos negros traídos de África para sus plantaciones. Sin embargo, funcionó principalmente como colonia penal de los peores criminales de Francia hasta 1951. A partir de entonces el presupuesto público y la actividad económica fueron decreciendo. En 1968 inició sus operaciones el Puerto Espacial de Kourou que representa actualmente la cuarta parte del PBI de esta Guyana, sostenido también por actividades primarias como la pesca, la tala y la extracción de oro. En el 2010, hubo un referéndum fraudulento para votar la “autonomía” de este “departamento de ultramar”, es decir, una trampa para que siga siendo colonia de Francia bajo otra denominación; finalmente venció el No. Estas maniobras diplomáticas del imperialismo francés reflejaron su temor a que en Guyana se reprodujeran las protestas violentas que se desataran un año antes en Guadalupe y Martinica, dos de sus cuatro islas en el Caribe. Actualmente el desempleo lo sufre la tercera parte de su población, propiciando el crecimiento del lumpenproletariado y la delincuencia, mientras la brecha entre el salario y el costo de vida se profundiza.

Es esta insostenible situación la que ha provocado el levantamiento del pueblo pobre guyanés, que ha salido combativamente a las calles, bloqueando las principales carreteras, paralizando las ciudades y el acceso al Puerto Espacial, demandando el fin de la opresión nacional. El gobierno francés ha prometido, con la venia de los dirigentes reformistas de Guyana, el aumento del presupuesto público en 10 años y la concesión de 650 mil hectáreas. Sin embargo, esto no ha convencido a las masas que han continuado con las protestas que fue lo que recibió el recién electo Macron cuando viajó hasta Cayena, la capital. La izquierda reformista, por su parte, sostuvo de una u otro forma esta política de falsas promesas. Jean-Luc Mélenchon, de “Francia Insumisa”, propone que Francia integre el ALBA bolivariano por medio de Guyana, es decir, mantener su dominación colonial con la venia de Simón Bolívar[iii]. Philippe Poutou, sindicalista metalmecánico y candidato del Nouveau Parti Anticapitaliste (NPA), reivindicó la independencia de Guyana pero por la vía pacífica, la misma vía muerta que ofrece a los trabajadores franceses[iv]. Este es pues el líder “clasista” del grupo francés del FT-CI, fachada internacional de los oportunistas del PTS (integrantes del FIT de Argentina); y también el paladín de los morenistas de la LIT-CI[v].

No se puede hablar de autodeterminación nacional sin el armamento de las masas. Toda la historia de la lucha anticolonialista es prueba irrefutable de eso. El socialimperialismo no puede reivindicar estos métodos porque son representantes en realidad de la podrida aristocracia obrera de las metrópolis. La lucha de Guyana es la lucha de todo el mundo colonial y semicolonial contra la opresión del capitalismo financiero. Debe atar su destino a la revolución latinoamericana y a la revolución árabe pero fundamentalmente a la revolución europea iniciada en Grecia y Ucrania, porque solo uniendo a los trabajadores de Cayena con los de París, se podrá alcanzar la victoria. Las tierras, fábricas y propiedades de la burguesía colonialista deben ser confiscadas de inmediato bajo la dirección de comités de lucha centralizados en un congreso de todos los explotados con delegados revocables por la base. Se debe agitar a favor de una Asamblea Nacional que declare la independencia absoluta de Guyana. Pero esta solo se podría hacer efectiva bajo la dictadura del proletariado y solo bajo la dirección de un partido revolucionario esta será posible. Esta lucha contra la opresión nacional conduce por tanto a la lucha por el socialismo en toda América Latina, Europa y el mundo. ¡Por la liberación de las colonias, refundemos la Cuarta Internacional!


Notas

[i] <http://nrci.org/blog/2016/06/23/francia-la-revolucion-busca-abrirse-paso/>

[ii] <http://nrci.org/blog/2015/11/15/una-respuesta-desesperada-los-bombardeos-de-francia-y-eeuu-sobre-siria-atentados-del-ei-dejan-150-muertos-en-paris-y-el-gobierno-saca-al-ejercito-y-cierra-sus-puertas-refugiados-y-migrant/>

[iii] <http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/04/20/exclusivo-jean-luc-melenchon-francia-ese-pais-latinoamericano/>

[iv] <http://www.revolutionpermanente.fr/Poutou-Solidarite-avec-les-Guyanais-et-les-Guyanaises>

[v] <https://litci.org/es/menu/mundo/latinoamerica/guayana-francesa/la-guayana-no-es-francia-un-buen-motivo-para-votar-a-poutou-y-no-a-melenchon/>

No widget added yet.

Top