You are here
Home > SIRIA > SIRIA: SEIS AÑOS DE REVOLUCIÓN Y CONTRARREVOLUCIÓN

SIRIA: SEIS AÑOS DE REVOLUCIÓN Y CONTRARREVOLUCIÓN

Para exorcizar el fantasma del poder obrero en Siria, todas las potencias imperialistas y sus sirvientes han entrado en santa alianza: EEUU, la OTAN y Japón, Rusia, China e Irán, monarcas, dictadores y ejércitos islámicos, estalinistas, socialdemócratas y hasta “trotskistas” democráticos. Esto es lo que está enfrentando la revolución árabe en Siria, en su sexto aniversario marcado por la caída de Alepo en diciembre pasado. Sin embargo, como dijimos en nuestra última declaración: “El heroico proletariado sirio no ha dicho su última palabra, aún parte del territorio sirio se encuentra ocupado por milicias que combaten al régimen, pero bajo esas direcciones reaccionarias la victoria no será posible[1]. Prueba de esto es el reciente levantamiento revolucionario contra Al-Assad en Damasco que se ha visto contenido justamente por estas direcciones reaccionarias que hemos venido denunciando desde el primer momento.

Durante estos seis años, la izquierda reformista mundial ha venido traicionando, de una u otra manera, los objetivos inmediatos e históricos de la revolución siria. Y es que esta revolución no solo se libra por la caída de Al-Assad, sino por el pan y la independencia nacional que no se pueden conquistar bajo el capitalismo y, por lo tanto, esta revolución, extraviada por sus líderes, es objetivamente tan socialista como todas las revoluciones proletarias del siglo XX. Esto es lo que todos los reformistas pretenden negar, ya sean panegiristas o críticos de Al-Assad, porque si bien los primeros trabajan por aplastar físicamente la revolución, los segundos permiten esto al debilitar al proletariado con el opio de la democracia burguesa.

El estalinismo, como escuela profesional de cinismo y falsificación, se ha esforzado por defender el régimen de Al-Assad de todas las críticas. Nos dicen que este régimen es democrático cuando sus propios embajadores lo han negado[2]. Hablan de un país libre de deudas y transnacionales cuando el propio imperialismo tiene muy bien contabilizados sus préstamos e inversiones hechos en Siria con el auspicio de la familia Al-Assad desde 1970[3]. Afirman que el régimen fue siempre amigo de la causa palestina cuando el propio estalinista George Habash, del FPLP, reconoció alguna vez que Háfez Al-Assad había asesinado más palestinos que el mismo Estado de Israel[4], y su hijo Bashar le siguió los pasos masacrando Yarmouk, el campo de refugiados palestinos en Damasco[5]. Presentan a las milicias kurdas como revolucionarias cuando estas se encuentran bajo el comando directo de su burguesía cipaya[6] y de los EEUU, que no solo bombardea las posiciones del ISIS, sino también las bases insurrectas de Alepo, como volvió a suceder hace unos días[7]. Sostienen, entre otras miles de mentiras, que los aliados extranjeros de Al-Assad (Rusia, China e Irán), son “progresistas”, cuando las dictaduras burguesas de estos países atrasados han venido pactando abiertamente con las verdaderas potencias y capitulando al Estado yanqui-sionista de Israel[8].

Vemos entonces que el verso del estalinismo choca escandalosamente con los hechos y el más elemental sentido común. Sin embargo, el error y la falsificación también imperan en el campo “opositor” donde los reformistas han venido prometiendo el triunfo de la revolución de la mano de los generales del “Ejército Libre Sirio” y sus aliados islamistas. El resultado de esta estrategia política salta a la vista. Estos generales son los que convocaron a las potencias imperialistas que el mismo Al-Assad también dio la bienvenida. Han venido ahogando y desorganizando la revolución por dentro con sus métodos reaccionarios y finalmente están desertando abiertamente frente al régimen que dijeron combatir. Cualquier defensa o avance de la resistencia en Siria se debe, entonces, exclusivamente al heroísmo de las bases revolucionarias de Alepo y Damasco, que ahora se están refugiando también en la ciudad insurrecta de Idlib. Bajo la consigna estalinista “primero la democracia, luego el socialismo”, los reformistas están llevando al conjunto de la revolución árabe a su derrota, porque donde cayeron gobiernos pero la clase obrera no tomó el poder (Túnez, Egipto, Libia), no se ha desarrollado la democracia sino la represión policial, la dictadura y el golpe militar. Y ahora que el Yemen insurrecto sigue siendo atacado por Arabia Saudita, que EEUU manda más tropas a Irak y Afganistán, que los refugiados árabes son expulsados de las metrópolis, que las masas egipcias se vuelven a levantar por el pan, vemos a estos mismos reformistas que dirigen miles de sindicatos y organizaciones en todo el mundo, lanzar reclamos inofensivos, encerrándose cada cual en sus respectivos países, rompiendo así con el más elemental internacionalismo proletario, como ya hicieran sus padres y abuelos frente a dos guerras mundiales.

La misma alianza reaccionaria que vemos desenvolverse en Siria, está conspirando también contra la heroica revolución latinoamericana expropiada por los bolivarianos y contra la revolución europea encabezada por las milicias anti-Maidán de Ucrania, los comités de huelga en Grecia y las asambleas nocturnas en Francia[9]. Son estas fuerzas proletarias el verdadero aliado de la revolución árabe en Siria; son sus direcciones reformistas, apoyadas en la aristocracia y la burocracia obrera, las responsables de aislar todas estas rebeliones contra el capitalismo en bancarrota. Con sus comités locales de coordinación y consejos revolucionarios, las masas sirias crearon las condiciones para su triunfo socialista. Sin embargo, ha quedado demostrado también, contra la fraseología anarquista y semianarquista, que sin la presencia de un partido obrero revolucionario bajo una jefatura internacional auténticamente marxista, es imposible que las masas se liberen solas de sus direcciones traidoras y derroquen a la burguesía. Estas son las duras lecciones de la más grande revolución árabe de todos los tiempos, que hoy aparece masacrada, mancillada y acorralada, pero que mañana resurgirá más poderosa y sabia, con el triunfo inevitable del socialismo entre sus brazos.

¡VIVA LA RESISTENCIA REVOLUCIONARIA EN SIRIA!

¡POR UNA FEDERACIÓN DE PÁISES ÁRABES SOVIÉTICOS SOCIALISTAS!

¡POR LA REFUNDACIÓN DE LA CUARTA INTERNACIONAL!


DOS FALSOS TROTSKISTAS ESCRIBEN SOBRE SIRIA

Dentro del conjunto de estalinistas avergonzados de sí mismos, es decir, de ese grupo especial de reformistas que nos juran son trotskistas, hemos podido revisar dos artículos por Siria, formalmente opuestos pero idénticas en sus objetivos y posición de clase.

En primer lugar, tenemos el artículo publicado por Hamid Alizadeh, para la corriente internacional del inglés Alan Woods. Allí sostiene su autor, que la revolución siria se ha transformado en una “guerra civil sectaria”, confundiendo como siempre, las bases revolucionarias con sus direcciones reaccionarias. Pero lo más escandaloso aquí es que se presenta a los EEUU como una potencia derrotada frente a Rusia, con motivo de su conferencia con Siria e Irán sin participación norteamericana: “El consejo de seguridad de la ONU, tradicionalmente una herramienta del orden mundial dominado por los EEUU y desde donde Samantha Power ha rabiado contra Rusia solo unas pocas semanas antes, desanimadamente aceptó el acuerdo [de esa conferencia][10]”. No contento con esto, Alizadeh va más allá, “teorizando” que este retroceso de EEUU en su dominio mundial se debe a la actual crisis capitalista, como si esta solo afectara América y no a toda Asia con Rusia y China dentro. Si los diplomáticos de Trump no participaron de dicha conferencia, no es porque EEUU ceda frente a Rusia, sino que deja a esta la imagen de respaldo incondicional hacia Al-Assad, posando así de democrático luego de coordinar acciones con el mismo Putin para bombardear Siria. La posición de esta corriente seudotrotskista bebe directamente del desaguadero castrista como ya han venido haciendo frente a otros test ácidos de la lucha de clases mundial.

En segundo y último lugar, tenemos un nuevo escrito “teórico” de los morenistas de la LIT-CI sobre Siria. A diferencia de sus compañeros de Brasil, los morenistas de España, autores del artículo, parecen más cautelosos a la hora de caracterizar los movimientos políticos. Aquí ya no definen al ISIS como mercenarios extranjeros “con una agenda neo-colonialista y abiertamente fascista-teocrática[11]. Por el contrario, el autor afirma que los islamistas “se han aprovechado del vacío de poder y de la poca asistencia recibida por el movimiento popular sirio para crecer, ganando para sus ideas al sector más desesperado de la población siria y llevando a cabo una campaña propagandista para reclutar jóvenes musulmanes de otros países, decepcionados con la islamofobia y la segregación de que son víctimas[12]. Sin embargo, más allá de estas contradicciones escandalosas, en lo esencial esta corriente tiene pleno acuerdo que en Siria también se aplica la teoría de la “revolución democrática” del revisionista Nahuel Moreno. Por esta razón confunden la base del ejército con su oficialidad[13], planteando de forma disimulada la consigna estalinista “primero con los generales democráticos, después con los soldados socialistas”. No proponen, entonces, ninguna denuncia política sistemática contra esta jefatura militar reaccionaria que permita socavar su influencia sobre las masas y poder así colocarlas progresivamente bajo la dirección de los soviets y el partido revolucionario. Por esta razón siguen pidiendo armas pesadas al imperialismo en lugar de condenar su intervención política y militar.

Estas son pues dos claras muestras de falso trotskismo, dos caras de la misma moneda acuñada por los banqueros del revisionismo pequeño-burgués. Para ellos calzan bien estas apasionadas palabras del gran revolucionario alemán Karl Liebknecht, escritas solo días antes de su asesinato a manos del gobierno burgués de la socialdemocracia, la verdadera escuela de estas corrientes: “Jamás hubo en el mundo Judas como ellos, que no sólo han traicionado lo más sagrado que tenían, también lo han clavado con sus propias manos en la cruz…Bajo el estruendo del hundimiento económico que se aproxima, las masas todavía soñolientas del proletariado despertarán como si oyeran las trompetas del juicio final, y los cadáveres de los luchadores asesinados resucitarán y exigirán cuentas de los malditos[14].


 

 

[1] NRCI, “La caída de Alepo: una nueva traición del reformismo mundial”, 11-01-17.

[2]La democracia tiene que adquirirse paso a paso. No es algo que cojas hoy e implantes mañana”, ha declarado hace poco, Milad Atieh, el embajador de Al-Assad en España.

[3] Solo el año anterior a la revolución, la inversión extranjera directa sumó en dólares mil cuatrocientos millones y la deuda externa pública cuatro mil doscientos millones. <http://datos.bancomundial.org/indicador/BX.KLT.DINV.CD.WD?end=2010&year_high_desc=true>,<http://datos.bancomundial.org/indicador/DT.DOD.DPPG.CD?end=2010&view=chart&year_high_desc=true>

[4] The New Arab, “Samir Kuntar: Defending the resistance, apologising for the regime”, 23-12-15.

[5] Las recientes escaramuzas del régimen con Israel no desmiente esto, ya que el ataque sionista estuvo dirigido únicamente a impedir que la milicia libanesa de Hezbolá reciba más armamento de Al-Assad.

[6] Y lo hacen de la mano del anarquismo pequeñoburgués. Ver nuestro artículo “El reformismo frente a la revolución siria, la resistencia iraquí y la cuestión kurda: una nueva traición al proletariado mundial”, 22-3-15.

[7] El Mundo, “EEUU niega ser responsable del ataque en Siria que dejó 46 muertos”, 17-03-17.

[8] Hace poco nada más, el jefe de Israel, Netanyahu, declaró que espera se pueda “prevenir tanto como sea posible confrontaciones entre Rusia y las fuerzas israelíes – tal como nosotros hemos sido capaces de hacer hasta ahora”. Aljazeera, “Russia, Israel and Iran braced for the endgame in Syria”, 17-3-17.

[9] Y a las que debemos sumar las movilizaciones en Rumania, antigua república soviética ahogada por la corrupción, explotación y opresión capitalista bajo un gobierno socialdemócrata.

[10] Hamid Alizadeh, “Syria: The battle of Aleppo a turning point in world relations”, 12-01-17.

[11] LIT-CI, “El futuro de Siria se decidirá en la arena internacional”, 15-06-15.

[12] Gabriel Huland, “Debate con los revolucionarios sirios”, 25-02-17.

[13]En Siria, la crisis de las FA se dio porque un gran número de soldados y oficiales se negaron a acatar las órdenes de sus superiores, de disparar contra los manifestantes pacíficos. Las manifestaciones masivas, sumadas a la violencia indiscriminada del régimen, provocó la ruptura de un sector del ejército que pasó al campo de la revolución…”. Gabriel Huland, artículo citado.

[14]¡A pesar de todo!”, enero de 1919.

No widget added yet.

Top