You are here
Home > DECLARACIONES > CARTA ABIERTA A LA ORGANIZACIÓN SOCIALISTA UTOPÍA LA PALABRA

CARTA ABIERTA A LA ORGANIZACIÓN SOCIALISTA UTOPÍA LA PALABRA

El día 19 de noviembre recibimos un mensaje de un grupo llamado “Utopía La Palabra” de Colombia. Ellos se declaran simpatizantes de la “Fracción Leninista Trotskista Internacional” (FLTI), una organización con la que tuvimos una relación política tiempo atrás. En este mensaje ellos afirman que existen coincidencias entre sus posiciones y las nuestras. Nosotros hemos elaborado una respuesta que reproduciremos en “Internacionalismo Proletario N° 7” junto con la carta virtual recibida. Allí señalamos con total claridad las diferencias fundamentales que nos separan del morenismo en general y de la FLTI en particular. Frente a una situación internacional convulsionada por la crisis y la revolución el reformismo tiene problemas para seguir sosteniendo sus mentiras y los revolucionarios, por muy pequeños o débiles que puedan ser, deben ser capaces de exponerlas a la luz abriendo así el camino para la refundación de la Cuarta Internacional. A esta tarea hemos puesto la totalidad de nuestras fuerzas.


CARTA DE UTOPÍA LA PALABRA:

Buenos dias.
Conocimos su publicacion el dia de hoy y saludamos sus publicaciones y declaraciones donde apreciamos coincidencias.Les enviamos la publicacion Utopia La Palabra simpatizante FLTI por la refundacion de la cuarta internacional

CGM


RESPUESTA:

CompañeroS de Utopía La Palabra:

Ustedes plantean en su mensaje que tendríamos coincidencias que no señalan pero que entendemos serían de carácter programático. Por otro lado, ustedes se declaran simpatizantes de la “Fracción Leninista Trotskista Internacional” (FLTI) y reproducen sus documentos. En primer lugar, deben saber que nuestra organización hace tiempo que ha roto con la FLTI luego de años de relación política. Tenemos un documento publicado en diciembre del 2013[i] que no ha tenido respuesta. Allí se plantean cuestiones fundamentales del programa revolucionario, diferencias profundas con respecto a la concepción y uso del Frente Único y la posición bolchevique frente a los sindicatos.

Esto no es para nada una cuestión secundaria. Lenin y Trotsky combatieron implacablemente toda desviación sectaria u oportunista en el movimiento obrero. Por ejemplo, la traición de Stalin frente al movimiento sindical británico en 1926 se convirtió en un test ácido internacional para Trotsky. Él afirmó claramente que: “Esto tiene una importancia enorme: si no se comprende claramente lo que pasó en Inglaterra en 1925-1926, ni el comunismo de conjunto ni la Oposición de Izquierda podrán abrirse paso hacia una perspectiva más amplia” (Los errores de los sectores de derechas de la Liga Comunista sobre la cuestión sindical, 1931[ii]). Para los fundadores del trotskismo brasileño esta era una de las tres grandes cuestiones: “nuestro grupo adopta la misma posición de Trotsky y de VERITÉ en tres cuestiones: la teoría de la edificación del socialismo en un solo país, la cuestión del Comité Anglo-Ruso y la cuestión china” (Ao Secretariado Internacional Provisório, 1930[iii]). Así de importante era lo que el oportunismo presenta como un asunto meramente “táctico”.

En nuestro documento de polémica del 2013, denunciamos con toda claridad la política reformista y sindicalista de la FLTI que los llevó a capitular ante los jefes de la Federación de Trabajadores de la Salud (FENUTSSA) de la mano de Raúl Palomares (RP), hasta donde sabemos, el único o principal militante de su “sección” peruana. Denunciamos como RP se diluyó por completo en la burocracia sindical con el respaldo político de la FLTI a pesar de nuestras advertencias y críticas revolucionarias. RP y la FLTI apoyaron la reforma de salud del gobierno como “mal menor”: “…estamos pidiendo ser parte de esta reforma, porque los 120 días en que se discuta y elabore la reforma, impide que nos despidan ya y nos da tiempo para poder fortalecernos y salir con más fuerza a luchar…”. (Entrevista de la FLTI a RP, 21-09-13[iv]). El mismo Carlos Munzer escribió desde Buenos Aires que “la diferencia que tenemos [con nuestra organización] es que no parte de una política de frente único y su programa ultraizquierdista de abajo la ley, en general, y que el Fenutsa rompa con el gobierno, se niega a luchar, aunque se horrorice, ‘junto a la burocracia’ para parar los despidos…” (Carta del 25-9-16). Finalmente los despidos se dieron justamente porque la reforma privatista era igual o peor que el régimen anterior, a tal punto que la propia burocracia sindical se vio obligada a reconocerlo solo unas semanas después. En ese momento concluimos que “La dirección de la FLTI no pasó la prueba, terminó cediendo ante el ultimátum de un militante totalmente consumido por las presiones del más alto cargo sindical”.

El paso del tiempo no ha hecho más que confirmar plenamente nuestra posición revolucionaria. Se pretende ocultar por ejemplo que RP firmó en junio del 2014 una nueva acta de traición (que adjuntamos) junto con toda la directiva nacional de la FENUTSSA encabezada por Susana Palacios, cuestión que mereció el repudio de las bases. En el acta firmada se puede leer que “El MINSA y la FENUTSSA se comprometen al mantenimiento de las buenas relaciones, en un clima de armonía, diálogo y paz laboral…”. Lo curioso es que una semana después la FLTI publica una nota firmada por el mismo RP donde se sostiene
que: “Debido a estas actas de traición es que estamos sufriendo las consecuencias de la división que se impuso en nuestras filas luego de la traición de la dirección de la FENUTSSA a la huelga del 2013 que junto a los ministros del MINSA levantaron la misma a espaldas de los trabajadores firmando un acta en el que entregaban las demandas de salarios…” (Declaración del 21-6-14[v]). ¡Y tienen toda la razón!

Este es pues la consecuencia inevitable del oportunismo sindical que liquida el programa revolucionario para retener chapas sindicales que exhibir ante los demás partidos reformistas. Una mera repetición en miniatura de la traición de la “Liga Internacional de los Trabajadores” (LIT-CI) a los obreros automotrices de São Paulo denunciada cínicamente por la FLTI. Por eso no es verdad que estaríamos, como dijeron, frente a una ruptura “por diferencias políticas alrededor de la táctica de frete [sic] único en una huelga en Perú. Es decir, por un programa nacional. Su política sectaria y ultimatista, ultra izquierdista solo es expresión de este nacional trotskismo hasta los tuétanos” (Carta del 28/09/13). El programa para los sindicatos es internacional precisamente porque la burocracia está centralizada a nivel mundial para traicionar a la clase obrera. Por esta razón nosotros declaramos en ese entonces que “la lucha de los trabajadores peruanos de la salud fue un combate más del proletariado mundial solo en el sentido de que estaba ubicada en la retaguardia de la revolución árabe. Y cualquier combatiente del proletariado sabe que traicionar en la retaguardia es como dar una puñalada en la espalda a los que luchan en la primera línea de batalla internacional”.

Por no tratarse de una cuestión nacional, es lógico entonces que se aplique esta misma política oportunista a otros países. Por ejemplo, hace poco nada más hemos sido testigos directos de como en el acto internacional por los procesados de Las Heras, la FLTI no hizo la menor denuncia y exigencia al “Frente de Izquierda y de los Trabajadores” (FIT) ni tampoco se mencionó siquiera de pasada que la dirección política de CONLUTAS, la LIT-CI, sigue llorando al policía Sayago (por quién se abrió el proceso de Las Heras) porque el morenismo llama “trabajadores” a los mercenarios uniformados del Estado burgués. Fue por esto justamente que no dieron la palabra a nuestro compañero que viajó hasta Buenos Aires llevando el mensaje internacionalista de los procesados de Perú[vi], porque nosotros sí íbamos a denunciar al reformismo como está claramente expresado en nuestra adhesión al llamado de la Comisión de Trabajadores Condenados de Las Heras[vii]. Como leninistas sabemos que la táctica del Frente Único jamás puede justificar el oscurecer u ocultar las traiciones del reformismo. Para la FLTI, por el contrario, no solo se trata de tapar las diferencias sino de empezar a disolverlas como veremos a continuación.

El 18 de noviembre del año pasado la FLTI publicó un llamamiento por Siria y Palestina[viii] dirigido no a una organización de base, sino a la LIT-CI, mezclando el Frente Único con la relación fraternal entre partidos. Ante esto solo caben dos posibilidades: estamos frente a una forma totalmente oportunista de plantear la unidad de acción o se trata de una propuesta deshonesta de reconciliación política con la internacional morenista de donde vinieron. O quizás estemos frente a la combinación de ambas posibilidades. En ese llamamiento la FLTI dice textualmente: “Hemos visto sus declaraciones sobre estos momentos cruciales de la cuestión de Siria y los últimos atentados en París. Creemos que tenemos una comprensión común del desarrollo de la guerra actual en Siria puesto que objetivamente estamos ubicados en la misma trinchera de la guerra civil y tirando contra los mismos enemigos” (el subrayado es nuestro). Sin embargo, solamente en enero del 2014 la misma FLTI denunciaba que “La LIT ha atado su suerte a los misiles tierra-aire de Obama y el Pentágono que sólo están para aplastar revoluciones…Las trincheras están claras, de un lado el imperialismo, la burguesía sunita y chiita, los gobiernos expropiadores de la revolución y sus ejércitos asesinos, junto a todas las direcciones traidoras y del otro lado de la trinchera la clase obrera y los explotados. La LIT ya ha elegido su trinchera” (Artículo del 9-1-14[ix]).

Alguien podría pensar que como resultado de cierto milagro revolucionario la LIT-CI habría abandonado su postura inicial por Siria y estaría ahora por la total independencia política y militar frente a los EEUU. La verdad es que solo un día antes publicarían una declaración donde nuevamente exigen “el suministro a los rebeldes sirios y kurdos de las armas pesadas necesarias para la victoria sobre el EI y el régimen criminal de Assad”[x], el mismo 18 reproducirían el comunicado de la dirección política de los Comités Locales de Coordinación[xi] y el 26 reiteran la misma exigencia en una nueva declaración[xii]. Es decir, la LIT-CI no ha cambiado en absoluto de posición, los morenistas siguen siendo unos miserables lacayos políticos del imperialismo. La FLTI por su parte declara que tiene con esta organización “una comprensión común” y comparte “objetivamente” la misma trinchera, esa misma trinchera donde colocaban solo un año atrás al imperialismo, la burguesía y “todas las direcciones traidoras”.

Sin embargo, no sería justo ni exacto sostener que el morenismo se ubica en la misma trinchera militar del imperialismo. La LIT-CI declara que está en contra de la intervención extranjera sobre Siria y también contra el gobierno de Al-Assad con quien no acepta ningún tipo de acuerdo práctico (a diferencia de los mandelistas por ejemplo). No obstante rechaza siquiera la posibilidad de un acuerdo práctico circunstancial con el ISIS (Estado Islámico) cuando el imperialismo bombardea sus posiciones. Para justificar esto afirma que el ISIS a diferencia incluso de Al-Nusra (Al-Qaeda en Siria) sería una organización “de combatientes extranjeros con una agenda neo-colonialista y abiertamente fascista-teocrática”[xiii]. La LIT-CI pretende así colocarse por encima de las trincheras militares reales, con el fin de evitar ser acusado de sostener al islamismo o al imperialismo. Lo cierto es que con esta ubicación “intermedia” pequeñoburguesa y su exigencia de armas pesadas no hace más que sostener política aunque no militarmente, la intervención del imperialismo en Siria como bien hemos explicado en una de nuestras declaraciones[xiv].

Ahora bien, cuando la FLTI declara que comparte la misma trinchera bajo una comprensión común se refiere justamente a esta posición oportunista frente al ISIS. Los marxistas ya han explicado mil veces que por más reaccionarias que sean las fuerzas políticas de una nación atrasada, si estas terminan contra su voluntad chocando militarmente con una potencia imperialista nuestro deber como revolucionarios es prestarles apoyo práctico sin ceder el menor respaldo político. Que las fuerzas del ISIS y el imperialismo están chocando físicamente es un hecho tan evidente que la misma FLTI lo reconoce: “Por cada bomba que mata a 2 tropas del ISIS mueren 100 civiles. O sea que están escarmentando a las masas que hasta ayer derrotaban a las fuerzas de Bashar Al Assad” [xv]. Si esto es así, ¿por qué se rechaza entonces la necesidad de un acuerdo práctico con esta organización islamista exactamente igual como se haría con Hamas frente a Israel?

Esta es pues la comprensión común que está reunificando las experimentadas fuerzas del morenismo quedando la discusión sobre las armas pesadas como un simple matiz. Si la FLTI mezcla esto con el llamado a una acción común (mezcla por demás antimarxista) es simplemente para descalificar como sectaria toda crítica que desnude su oportunismo senil. Aquí estamos pues frente a la misma concepción reformista del Frente Único que los llevó en Perú apoyar la reforma de salud del imperialismo. ¿Acaso tener un acuerdo práctico nos obliga a silenciar las diferencias o peor aún edificar una compresión común? Es como si para llamar a una acción internacional unificada frente a España, Trotsky hubiera afirmado tener acuerdo con las declaraciones del estalinismo y la socialdemocracia. ¿Puede existir acaso una capitulación más escandalosa frente a los enemigos probados del proletariado? La intervención valiente de sus militantes en Siria lamentablemente no puede encubrir el oportunismo incurable de su dirección, así como no dejarán de ser reformistas los jefes políticos de esos jóvenes españoles que viajaron hasta Ucrania para combatir el Maidán fascista.

Equivocados estaríamos si pensáramos que la confesada comprensión común entre la FLTI y la LIT-CI se limita a Siria. Sobre la cuestión del fascismo el morenismo escribió quizás las mejores páginas del revisionismo. Debemos recordar que según Moreno, Trotsky jamás llegó a comprender correctamente el significado del ascenso y caída del fascismo. Por esta razón Moreno tuvo que “corregirlo” elaborando su “teoría” de la revolución “democrática”[xvi], es decir, la traición abierta a la revolución permanente socialista. Sin embargo, lo que no se dice es que Moreno extendió los tentáculos de su brillante teoría más allá de la “democracia” argentina. Por ejemplo, según Moreno, el Estado de ocupación colonial sobre la Palestina histórica sería un Estado “fascista”[xvii] debido a su política de limpieza étnica similar al fascismo alemán[xviii]. Si esto fuera así, entonces la democracia burguesa de los EEUU también debería ser calificada de fascista por el extermino de las tribus nativas. Trotsky combatió este tipo de definiciones superficiales elaborando en una serie de artículos una teoría marxista sobre el fascismo como un movimiento y régimen distinto al bonapartismo y el parlamentarismo (que no excluye por supuesto situaciones transicionales y complementarias).

 En “Bonapartismo y Fascismo” Trotsky explica con claridad que “es imposible la dominación prolongada del capital financiero a través de la demagogia social reaccionaria y el terror pequeño burgués. Una vez llegados al poder, los dirigentes fascistas se ven forzados a amordazar a las masas que los siguen, utilizando para ello el aparato estatal. El mismo instrumento les hace perder el apoyo de amplias masas de la pequeña burguesía…Pero, mientras va perdiendo su base social masiva al apoyarse en el aparato burocrático y oscilar entre las clases, el fascismo se convierte en bonapartismo”[xix]. Si el fascismo se apoya en una masa pequeñoburguesa hambrienta y desesperada es lógico que tarde o temprano tenga que aplastarla también debido a que el capitalismo es incapaz de satisfacer sus necesidades más elementales. Pero cuando hace esto, el régimen deja de ser fascista y se convierte en uno bonapartista que “oscila entre las clases” como bien dice Trotsky. El morenismo se rebela contra estos planteamientos marxistas afirmando que en Palestina se impuso un régimen “nazifascista” que ya tendría 70 años. Para esto confunde la ínfima clase media privilegiada (base social de toda ocupación extranjera) con la clase media quebrada (principal base social del fascismo). Esta es pues precisamente la posición de la FLTI y su “Estado sionista-fascista de Israel”, tan morenista que incluso cita sin reparos la vieja “Revista de América” en sus documentos[xx].

Toda esta confusión criminal sobre la verdadera naturaleza del fascismo también infecta su posición sobre Grecia de la mano de la tesis estalinista sobre el supuesto carácter imperialista de este pequeño Estado balcánico. Como afirmamos en nuestra declaración de noviembre pasado: “Para Lenin, Grecia era parte de ese conjunto de ‘pequeños estados’ balcánicos que emprendieron dos guerras por su liberación nacional a principios del siglo XX sin llegar a conquistarla por completo”[xxi]. Grecia no puede ser entonces una nueva potencia mundial cuando el capitalismo ya se encuentra en su fase de decadencia y bajo la dirección de un puñado de países avanzados. Pero lo más grave aquí es que si Grecia fuera una potencia imperialista entonces los fascistas de “Amanecer Dorado” son el partido de su capital financiero que buscaría romper con la Troika y lanzarse a conquistar Europa; entonces tampoco sería válido levantar consignas por la liberación nacional: si Grecia es intervenida militarmente por Alemania o la OTAN no podríamos salir en su defensa al no tratarse de una nación oprimida. No es casualidad entonces que el Partido Comunista de Grecia (KKE) levante esta caracterización falsa de Grecia, ni tampoco que el morenismo la reproduzca sin pudor ni reparo.

Es necesario anotar además que la revolución en Grecia se ha desarrollado bajo la forma de Huelgas Generales que el reformismo ha pretendido presentar como una gran huelga “económica” nacional. La FLTI critica esto para Grecia, sin embargo, vemos como en Argentina plantean la “Huelga General” sin llamar a la insurrección y la toma del poder; peor aún para Zimbabue ni siquiera se proponen comités de autodefensa[xxii]. Por el contrario para Trotsky “cualesquiera que sean las consignas y el motivo por los cuales haya surgido la huelga general, si ésta abarca realmente a las masas y si esas masas están decididas a luchar, la huelga general plantea inevitablemente ante todas las clases de la nación la pregunta: ¿quién va a ser el dueño de la casa? Los jefes del proletariado deben comprender esta lógica interna de la huelga general; de lo contrario, no son jefes sino diletantes y aventureros. Políticamente, esto significa: los jefes están obligados a plantear al proletariado el problema de la conquista revolucionaria del poder. En caso contrario, no deben aventurarse a hablar de huelga general” (¿A dónde va Francia?, 1936[xxiii]).

Pero donde realmente el morenismo se hundió por completo en el pantano fue en relación a la insurrección fascista ucraniana de fines del 2013. Como denunciamos en su momento, la LIT-CI apoyó la teoría de que el levantamiento del Euro Maidán, ese mismo donde la policía se enfrentó a milicias pequeñoburguesas bajo la dirección de los fascistas de “Sector de Derecha” y “Svoboda”, ese levantamiento reaccionario que llamaba a integrar la Unión Europa contra el “imperialismo ruso”, se trataría para ellos de “una victoria democrática que ilumina el camino a los pueblos del mundo y aterroriza a las clases dominantes de Ucrania, Rusia, de la Europa imperialista y del mundo entero”[xxiv] y esto lo decían a pesar de reconocer que el fascismo encabezó esta insurrección pero finalmente para ellos “una cosa es la base y otra la dirección”. La masacre de la Casa de los Sindicatos de Odesa no hizo más que traer abajo toda esta farsa[xxv]. La LIT-CI jamás se pronunció sobre este hecho. La FLTI lo hizo solo de pasada un mes después. Y es que esta masacre mostró con toda claridad cuál era el verdadero carácter del régimen que había triunfado con la caída de Yanukovich.

La FLTI pretendió luego reacomodarse (como otras agrupaciones reformistas) diciendo que reivindica también el levantamiento antifascista de los mineros del Este de Ucrania, sin embargo, sigue guardando prudente silencio sobre su defensa previa del Maidán fascista como “una revolución que aún no pudo ser”[xxvi]. Si esto fue así ¿por qué no llaman entonces a que se vuelvan a levantar las fuerzas “revolucionarias” del Maidán como hace la izquierda pro-europea de forma más consecuente? Sería interesante que les planteen esto a los obreros revolucionarios del Anti Maidán y dejen de camuflar su verdadera posición con frases de última hora. Las raíces de esta bancarrota política se encuentran pues en la comprensión morenista del fascismo y el particular confusionismo sectario de la FLTI expresado en su artículo sobre los “campos burgueses”[xxvii]. Aquí el morenista confunde la defensa de la independencia política del proletariado con la negación de campos militares en conflicto, una verdadera estupidez anarquista. La vanguardia obrera, sin embargo, no tiene que molestarse en elaborar una respuesta. Ya Trotsky destruyó punto por punto esta vieja concepción del típico oportunista que se teme a sí mismo: “El gobierno Negrín-Stalin es un freno cuasi-democrático en el camino del socialismo, pero es también un freno, ciertamente ni seguro ni perdurable, pero por lo menos un freno, en el camino del fascismo…La tarea no es solamente apreciar teóricamente los dos campos en su justo valor, sino también utilizar prácticamente su lucha para dar un salto hacia adelante”[xxviii] (Los subrayados son nuestros).

Compañeros de Utopía la Palabra. Aquí hemos tratado de plantearles de forma sintética los principales argumentos marxistas que venimos desarrollando contra el morenismo en general y la LIT-CI en particular. Con la FLTI, que es su apéndice, no vemos entonces ninguna coincidencia fundamental en ninguno de los más importantes test ácidos de la lucha de clases internacional. En nuestra primera polémica advertimos que “la FLTI debe verse en el espejo de la LIT-CI si continúa bajo el mando de su actual dirección” y los hechos han terminado por confirmar esta predicción. Estamos conscientes que nuestra organización es joven y pequeña aún, pero como diría Lenin la fuerza del bolchevismo no está en su número sino en la solidez de su programa que representa los verdaderos intereses de millones de explotados y el único camino para su liberación. Estamos totalmente convencidos que sabremos encontrar en núcleos y fracciones revolucionarias de todo el mundo los elementos necesarios para la refundación de nuestro partido, la Cuarta Internacional. Por la sobreabundancia de direcciones traidoras, valiosos combatientes de nuestra clase sacrifican sus vidas bajo el mando de viejas direcciones reformistas que privilegian el aparato y el prestigio sindical (aunque sea muy insignificante) por encima del análisis profundo y la honestidad revolucionaria. Sin embargo, en la medida que sostienen de una u otra manera al capital, su bancarrota común es inevitable.

Carlos Vargas por el NRCI


[i] <http://nrci.org/blog/2013/12/07/polemicaflti/>

[ii] <http://www.ceip.org.ar/Los-errores-de-los-sectores-de-derechas-de-la-Liga-Comunista-sobre-la-cuestion-sindical>

[iii] <http://ceipleontrotsky.org/Introduccion-sobre-el-trotskismo-brasileno>

[iv] <http://www.flti-ci.org/peru/rep_21092013.html>

[v] <http://www.flti-ci.org/peru/junio_2014/peru_210614.html>

[vi] <http://nrci.org/blog/2016/01/10/el-nrci-se-hace-presente-en-buenos-aires-llevando-el-mensaje-de-los-procesados-de-peru-basta-de-persecucion-una-sola-lucha-en-todo-el-mundo-por-la-liberacion-de-nuestros-presos-por-luc/>

[vii] <http://nrci.org/blog/2015/12/01/libertad-los-petroleros-de-las-heras-y-todos-los-explotados-presos-por-luchar/>

[viii] <http://www.flti-ci.org/editrok/noviembre2015/llamamiento_lit.html>

[ix] <http://www.democraciaobrera.org/siriaaldia/enero_2014/voces.html>

[x] <http://litci.org/es/lit-ci-y-partidos/partidos/poi-rusia/quien-es-responsable-por-los-atentados-en-paris/>

[xi] <http://litci.org/es/mundo/europa/francia/posicion-de-los-comites-locales-de-coordinacion-en-siria-sobre-los-ataques-en-paris/>

[xii] <http://litci.org/es/mundo/europa/francia/enfrentemos-la-ofensiva-imperialista-tras-los-atentados-en-paris/>

[xiii] <http://litci.org/es/mundo/medio-oriente/siria/el-futuro-de-siria-se-decidira-en-la-arena-internacional/>

[xiv] <http://nrci.org/blog/2015/03/22/ante-el-cuarto-aniversario-del-levantamiento-contra-al-assad-el-reformismo-frente-la-revolucion-siria-la-resistencia-iraqui-y-la-cuestion-kurda-una-nueva-traicion-al-proletariado-mundial/>

[xv] <http://www.democraciaobrera.org/ooi/ooine/suple_oct2015/decla_siria.html>

[xvi] <https://www.marxists.org/espanol/moreno/rsxx/vi-x.htm>

[xvii] <https://www.marxists.org/espanol/moreno/pi1105.htm>

[xviii] <http://as.mst.org.ar/2009/01/21/nahuel-moreno/>

[xix] <http://www.ceip.org.ar/Bonapartismo-y-fascismo>

[xx] <http://www.flti-ci.org/palestina/parias_propia_tierra.html>

[xxi] <http://nrci.org/blog/2015/11/11/aferrado-al-capital-el-reformismo-se-empieza-hundir-con-el-grecia-revolucion-socialista-o-infierno-capitalista/>

[xxii] <http://www.flti-ci.org/africa/abril2015/decla_06abril2015.html>

[xxiii] <https://www.marxists.org/espanol/trotsky/1936/1936-francia/02.htm>

[xxiv] <https://www.archivoleontrotsky.org/download.php?mfn=017246>

[xxv] <http://nrci.org/blog/category/ucrania-2/>

[xxvi] <http://www.flti-ci.org/europa/ucrania_abril2014/declaracion_03042014.html>

[xxvii] <http://www.flti-ci.org/grecia/julio2015/decla_julio2015_rec_campos.html>

[xxviii] <http://www.ceip.org.ar/Los-ultraizquierdistas-en-general-y-los-incurables-en-particular-algunas-consideraciones-teoricas>

No widget added yet.

Top