You are here
Home > ÁFRICA > TÚNEZ: LA CHISPA DE LA REVOLUCIÓN VUELVE A ENCENDERSE

TÚNEZ: LA CHISPA DE LA REVOLUCIÓN VUELVE A ENCENDERSE

La juventud toma las calles contra el desempleo y la miseria… 

El proletariado mundial está presentando batallas históricas contra su enemigo de clase, la burguesía. La irrupción de las masas oprimidas en Túnez el 2011 luchando contra la dictadura abrió una cadena de revoluciones en los países del Magreb y Medio Oriente que venían siendo saqueados por Estado Unidos y las potencias europeas. A pesar de los duros combates de los explotados, la traición abierta de la izquierda mundial calumniando su lucha por el pan, logró aislar los levantamientos revolucionarios del conjunto del proletariado mundial.
Para emprender su ofensiva el imperialismo buscó aplastar primero a los que se levantan contra la crisis que impone el capitalismo en su fase decadente condenando a países enteros a la miseria. De esta forma la contrarrevolución imperialista avanzó sobre la resistencia de los pueblos árabes de distintas formas, endureciendo las dictaduras, engañando a las masas en las urnas de la burguesía, imponiendo frentes populares subordinando a la clase trabajadora a sus patrones, y en otras recurriendo a la masacre de todo un pueblo como viene sucediendo en Siria.
Pero los trabajadores aun presentan batalla, en las primeras filas del combate está la juventud, como tenía que ser. Así es como en Túnez la chispa de la revolución se ha vuelto a encender tras la muerte de un joven desempleado que exigía trabajo durante una protesta (como sucedió con Mohamed Bouazizi el 2010). Esto desencadenó duros combates callejeros incendiándose comisarias, atacando bancos y ocupando edificios. El gobierno de Beji Caïd Essebsi se ha visto forzado a declarar el toque de queda en las principales ciudades que han protagonizado las protestas, pero el movimiento se va extendiendo al resto del país como era de esperarse.
Essebsi se ha visto forzado, a dar miserables concesiones que son una burla para cerca del 50% de los jóvenes en paro que han salido a las calles. Bajo su gobierno no se ha hecho más que fortificar el Estado burgués con nuevos dispositivos de represión y persecución, leyes más duras que las impuestas por el derrocado Ben Alí, como la pena de muerte por delitos de “terrorismo” todo bajo el pretexto de la lucha contra el ISIS. Lamentablemente el 99% de la izquierda mundial viene sosteniendo directa o indirectamente esta campaña “antiterrorista” del imperialismo, algunos incluso pidiéndole armas pesadas para aplastar al “fascismo islámico”. Ahora vemos como Túnez usa muy bien este respaldo para justificar el aplastamiento físico del proletariado insurrecto.
Del pacto con la burguesía no saldrá nada más que falsas ilusiones democráticas, esta es la política consciente de los dirigentes sindicales de la UGTT así como de la coalición de izquierda “Frente Popular”, una traición abierta a la revolución socialista de las masas. La juventud obrera debe abrirse paso de forma independiente, debe ganar a los soldados rasos y los campesinos pobres a su revolución, debe preparar la toma del poder sobre la base de sus propios organismos; sus aliados son los explotados de todo Medio Oriente, la resistencia en Libia y Siria, el proletariado europeo y francés principalmente que debe responder de inmediato ante la lucha de los explotados en Túnez, enfrentar a su propio gobierno desenmascarando la farsa de la democracia europea. La juventud palestina aguarda el siguiente asalto de la revolución, que debe unirse al proletariado antifascista en Ucrania del este, a los explotados de Grecia luchando contra Syriza y abrir el camino a Europa. El proletariado necesita victorias, necesita una dirección revolucionaria, necesita refundar su partido mundial, la Cuarta Internacional.

¡VIVA LA LUCHA EN TÚNEZ: HUELGA GENERAL REVOLUCIONARIA!
¡Por trabajo, pan y libertad, abajo el gobierno de la burguesía!
¡Por comités de fábrica para el control de la producción y comités de abastecimiento y sostenimiento a los desempleados y sus familias!
¡Expropiar a las transnacionales y reducir la jornada laboral para dar empleo!
¡Abajo los dirigentes vendidos a la patronal, ruptura de las organizaciones obreras con la burguesía!
¡Por la unidad de los trabajadores contra la unidad con los explotadores!
¡Por comités verdaderamente democráticos de la juventud desempleada, trabajadores y soldados, con delegados revocables por las bases!
¡Por un gobierno obrero, campesino y popular!
¡Liberación de todos los jóvenes trabajadores detenidos por el gobierno de Essebsi!
¡Las direcciones de las organizaciones obreras de Europa y EEUU deben romper con su política socialimperialista y organizar toda la ayuda y solidaridad para la resistencia en Magreb y Medio Oriente!
¡Por una Federación de Países Socialistas del Magreb y Medio Oriente!
¡Por la refundación de la Cuarta Internacional!


EL ROL REACCIONARIO DEL FRENTE POPULAR

La trampa con la que contuvieron el ascenso revolucionario en Túnez fue la del frente popular, llevando a las masas en combate, a las urnas de la burguesía, responsable de la muerte de cientos de jóvenes en el inicio de la primavera árabe. Derrocado el dictador Ben Alí el rol reaccionario que jugó la burocracia de la UGTT fue clave para contener las masas insurrectas que habían tomado las calles y puesto en pie embriones de soviets, así se lograba evitar el motín de los soldados rasos que empezaban a confraternizar con los manifestantes. De la misma forma toda la izquierda mundial pactaba contra la revolución en el Foro Social Mundial que se desarrolló el 2013. Así, la izquierda reformista sostuvo la falsa transición democrática que han desencadenado estos nuevos levantamientos. Nada ha cambiado y los jóvenes lo saben, es por eso que ya no creen en patrañas electorales de la burguesía bajo el mismo régimen que los aplastó durante décadas. “Nidá Tunis”, partido de gobierno, cuenta con ex funcionarios de régimen de Ben Alí y con su contraparte islámica de “Ennahda” se han venido turnando en el poder desde la caída del dictador, y no han hecho más que seguir cumpliendo las recetas del FMI, garantizando el saqueo de las transnacionales.

Sin embargo, esto no hubiera sido posible si en cada oportunidad el reformismo no hubiera jugado su rol al servicio de la burguesía. Así lo hicieron los socialdemócratas de Ettakatol gobernando con Ennahda y el CPR (Congreso para la República), luego de la caída del régimen el 2011. Cuando esta contención por izquierda perdió legitimidad entraría en escena el “Frente Popular” (coalición de varios partidos reformistas) que bajo el pretexto de luchar contra el gobierno islámico terminó pactando con Nida Tunis la formación de un “Frente de Salvación Nacional” para lograr una transición ordenada, dejando el papel de mediador de las disputas de estas fracciones burguesas a los dirigentes de la UGTT que posteriormente serían premiados con el Nobel de la Paz, junto a la patronal tunecina de UTICA. Esto preparó el camino para que en las elecciones del 2014 el ex ministro de Burguiba pueda obtener el poder de la mano del “Frente Popular” (FP) que dejó a sus militantes y simpatizantes la “libre decisión”1 de votar por Nidaa Tunis. Los partidos del FP siguen usando pues la misma estrategia estalinista de llevar a las masas a los pies de sus patrones para contener la revolución y salvar el sistema capitalista que oprime a toda la juventud que sale vigorosamente a luchar otra vez. Esto es claro, las masas explotadas tienen sus intereses, el FP los suyos y EEUU se siente muy a gusto con estos, por eso llegó su ex embajador en diciembre del 2015 a reunirse con Hamma Hammami, portavoz del FP, manifestando su satisfacción por saber que sus partidos no “cambian de posición”2.

Luego de 5 años de traiciones y engaños, ningún gobierno burgués en Túnez ha sido capaz de dar respuesta a las más sentidas demandas del pueblo explotado. La clase obrera necesita tomar el poder y avanzar al socialismo como un eslabón más en la cadena de revoluciones del mundo árabe. Definitivamente esta gigantesca tarea histórica no podrá ser realizada de la mano de los partidos reformistas, la Cuarta Internacional debe ser refundada, no existe ninguna otra salida.


Notas

1 “De ce fait nous pensons que la position la plus sûre est que la direction du Front ne donne aucune consigne pour voter l’un ou l’autre des candidats et de laisser le choix libre à ses militants et sympathisants”.

2 “…et qu’il était content de voir que le parti tient à ses idées et ne change pas de discours, ni de positions”.

No widget added yet.

Top