You are here
Home > ARGENTINA > La revolución argentina busca abrirse paso nuevamente… ¡VIVA EL TUCUMANAZO! ¡QUE SE VAYAN TODOS! ¡POR UN GOBIERNO DE LOS EXPLOTADOS!

La revolución argentina busca abrirse paso nuevamente… ¡VIVA EL TUCUMANAZO! ¡QUE SE VAYAN TODOS! ¡POR UN GOBIERNO DE LOS EXPLOTADOS!

¡Los dirigentes obreros deben organizar ya asambleas revolucionarias y comités de autodefensa!

Marcha-Tucumán-para-WEB

Ya van varias semanas de movilizaciones en Tucumán, provincia norteña de Argentina, frente al fraude de las elecciones burguesas locales. Dos partidos patronales se están disputando el primer lugar y sus disputas terminaron con la quema de ánforas y una crisis política que todavía no ha cerrado. Sin embargo, los trabajadores han salido a las calles contra todo este circo burgués manifestando su rechazo a los partidos de los grandes propietarios que explotan sus fuerzas en los ingenios, fábricas y talleres. Nuevamente la consigna “que se vayan todos” se vuelve a escuchar en las calles de Argentina y ha traído a la memoria el Tucumanazo de 1970.

Los explotados no tienen nada que ganar en estas elecciones, solo votar al verdugo que los aplastará en los próximos años, eso lo han comprendido, estas disputas gansteriles solo demuestran que el Estado burgués está podrido en sus entrañas y solo con su destrucción es posible conquistar un porvenir para las familias obreras. Todo el sistema electoral burgués argentino de “lemas”, “sublemas” y “acoples” está construido para beneficio de la patronal como una dictadura de los grandes partidos, como trampolín de delincuentes y oportunistas, confirmando que la democracia parlamentaria es un lujo de algunas metrópolis, en su patio trasero el imperialismo impone un régimen bonapartista de centralización del poder y liquidación de los derechos más elementales. Un régimen que tiene procesados a trabajadores inocentes de Las Heras solo por luchar contra las petroleras extranjeras no puede ser un régimen democrático, esta no es una nación soberana, las banderas y estandartes “nacionales” no son más que el decorado que oculta los tentáculos del dominio transnacional, de la deuda buitre impagable, de una patria rematada en Wall Street.

Este valiente levantamiento de los explotados de Tucumán no puede quedar encerrado en los límites locales, debe llegar a la capital, a Buenos Aires. Las demandas son las mismas, la indignación y repugnancia frente a las elecciones de la patronal es la misma a lo largo del país. Mientras los obreros son explotados en las peores condiciones, mientras los estudiantes no tienen ni empleo ni futuro, mientras los pequeños productores caen en manos de los grandes bancos, mientras la deuda externa se come la educación y salud del pueblo pobre, las mismas frases y promesas no pueden nuevamente prosperar. Por todas y cada una de las demandas más elementales de la clase obrera este sistema podrido debe acabar. El capitalismo no puede ser reformado, el Estado burgués no puede ser neutralizado, ambos deben ser destruidos. La izquierda reformista miente cuando dice que con movilizaciones pacíficas podemos presionar y vencer a la patronal, de la misma forma que mintió a los obreros cuando directa o indirectamente llamó a confiar en el gobierno bolivariano de los Kirchner. Su respaldo a la restauración del capitalismo en Cuba demuestra que para ellos el “socialismo” es solo una buena palabra en sus discursos y no una consigna de acción.

La juventud combativa ya grita en las calles “que se vayan todos”, por salario, por libertad y contra la deuda buitre, por la liberación de todos nuestros compañeros, el Tucumanazo debe romper el cerco reformista que le impide llegar a la capital. Contra asesinos como el gobernador José Alperovich, que ha reprimido salvajemente al pueblo de Tucumán y al que se le reclama la vida de la compañera Paulina Lebbos no es posible la negociación pacífica, los trabajadores deben poner en pie sus propios organismos armados, su autodefensa, sus propios organismos de decisión, sus asambleas piqueteras; contra la corrompida dictadura de la burguesía debemos oponer la dictadura del proletariado, la democracia obrera contra el capital buitre y sus trampas electorales. Las condiciones están maduras y ya se están pudriendo, las elecciones burguesas deben ser usadas como tribuna revolucionaria no como falso trofeo político. Solo bajo un gobierno revolucionario la “asamblea constituyente” puede ser democrática, bajo el Estado burgués es una trampa de los ricos contra los pobres. El “Frente de Izquierda y de los Trabajadores” tiene una responsabilidad histórica frente a los explotados que le han depositado su confianza, no puede seguir con el mismo programa pacifista heredado de la segunda internacional y el estalinismo, debe organizar de inmediato piquetes armados de trabajadores, debe ponerse a la cabeza de este nuevo levantamiento revolucionario, debe llamar a la insurrección de los obreros, desocupados e hijos de explotados del campo y la ciudad.

¡POR SALARIO, EMPLEO Y EDUCACIÓN: ABAJO EL FRAUDE ELECTORAL BURGUÉS!

¡QUE SE VAYAN TODOS! ¡ABAJO EL GOBIERNO CORRUPTO DE LOS PATRONES! ¡HUELGA GENERAL REVOLUCIONARIA! ¡POR UN GOBIERNO DE LOS TRABAJADORES, SOLDADOS RASOS Y EXPLOTADOS DEL PAÍS!

¡LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA LATINOAMERICANA DEBE VOLVER A PONERSE DE PIE!

Núcleo por la Refundación de la Cuarta Internacional | NRCI

No widget added yet.

Top